Diario Vasco

Pekín, 8 dic (EFECOM).- El superávit comercial chino cayó un 21,17 % durante los primeros once meses del año, en la línea de las previsiones de los analistas, que pronosticaban para este mes los primeros efectos visibles del enfriamiento de la demanda global y la guerra comercial que China mantiene con EEUU.

El volumen del comercio exterior alcanzó en esos once meses los 27,88 billones de yuanes (4,18 billones de dólares, 3,67 billones de euros), informó hoy la Administración General de Aduanas, con aumentos de las importaciones en un 14,6 % y de las exportaciones en un 8,2 %, que generaron un superávit comercial de 1,96 billones de yuanes (285.115 millones de dólares, 250.340 millones de euros).

Si se analizan los datos de noviembre de forma aislada se observa que el incremento de las exportaciones, del 10 % interanual, es muy inferior al del 20,1 % registrado en octubre, tal y como advertían los analistas.

Mientras, las importaciones registraron en octubre una caída mucho más abrupta con un crecimiento del 7,8 % interanual frente al 26,3 % del mes anterior.

En términos denominados en dólares, las exportaciones de China crecieron un 5,4 % interanual en noviembre, mientras que las importaciones aumentaron un 3 % interanual en el mismo periodo, según la Administración General de Aduanas.

"El agotamiento del crecimiento de las exportaciones es la evidencia más clara hasta el momento de que la economía china ha sentido el pinchazo de la guerra comercial con Estados Unidos", señala hoy la publicación especializada Caixin.

Sin embargo, la firma de análisis Capital Economics indica que la ralentización "se debe más al enfriamiento de la demanda global que al impacto de los aranceles".

Los analistas sí coinciden en que los datos muestran que las empresas chinas ya han dejado de enviar masivamente sus mercancías para evitar el último aumento de aranceles anunciado por Estados Unidos.

Por otra parte, la caída en la tasa de crecimiento de las importaciones sugiere que la demanda interna se ha debilitado considerablemente "a pesar de que las autoridades han intensificado esfuerzos en los últimos meses para estabilizar el crecimiento, incluida la aceleración de la inversión en infraestructura", añade Caixin.

Las cifras comerciales de noviembre se publican menos de una semana después de que los presidentes estadounidense, Donald Trump, y chino, Xi Jinping, acordasen una tregua de 90 días para retrasar el aumento de las tarifas mientras negocian un acuerdo comercial.

Respecto a su comercio con EEUU, origen de los recientes aranceles de Washington por el abultado déficit comercial que mantiene con China, el país asiático incrementó su superávit comercial hasta noviembre, cuando alcanzó 1,93 billones de yuanes (280.750 millones de dólares, 246.500 millones de euros).

Durante los once primeros meses del año, China exportó a EEUU por valor de 2,88 billones de yuanes (418.900 millones de dólares, 367.840 millones de euros), lo que supuso un aumento del 9,4 % respecto al mismo periodo del año anterior.

Las importaciones chinas a EEUU, sin embargo, se situaron 947.010 millones de yuanes (137.750 millones de dólares, 120.900 millones de euros), un 1,2 % más que en el mismo periodo del año anterior.

El portavoz de la Administración General de Aduanas, Li Kaiwen, destacó la "sólida base" que atesora el comercio exterior chino, pero evitó pronunciarse sobre la guerra comercial.

"El comercio exterior chino en los primeros 11 meses superó el total del año pasado gracias a la estabilidad general y el progreso constante de la economía china, beneficiándose también del crecimiento económico mundial", dijo Li Kuiwen, portavoz de la aduana china.