Diario Vasco

Redacción deportes, 8 dic (EFE).- Óscar Duarte, defensa costarricense del Espanyol, lamentó la goleada encajada en su estadio en el derbi ante el Barcelona (0-4), y admitió que se van "dolidos" pero también "orgullosos" por la lucha hasta el final.

"Nos vamos dolidos por el partido pero también orgulloso de mis compañeros porque lucharon hasta el final, nunca bajamos los brazos y cuando las cosas no salen bien es importante luchar", aseguró en Movistar+.

El Espanyol cambió su forma de jugar en un planteamiento que habían entrenado. "Empezamos haciendo un trabajo que el técnico planeó durante la semana, pero el tiro libre de Messi lo cambia todo. Estábamos bien armados, buscando el contraataque pero ese gol cambió todo".

"Se vio en los dos goles de Messi que muchas veces es incontrolable. Hoy pasó pero tenemos que levantar la cabeza y seguir adelante. Tenemos que seguir trabajando más fuerte. Veníamos bien y todos los equipos tienen una mala racha, ojalá termine. Solo pensamos ya en el futuro", concluyó.