Diario Vasco

Los caminos al gol de Boca Juniors

Madrid, 8 dic (EFE).- "Si hay una característica de este Boca desde que soy entrenador es que te ataca y te hace goles", asegura el entrenador del Boca Juniors, Guillermo Barros Schelotto, que guarda con celo las diferentes alternativas que baraja para buscar el gol el domingo en el Santiago Bernabéu.

La variedad de posibilidades que tiene el entrenador 'xeneize' para afrontar la ya bautizada como 'superfinal' de la Copa Libertadores contra River Plate en el estadio madridista el domingo (20.30 horas españolas, -1 GMT), generan que la línea de ataque de Boca sea, a día de hoy, casi un misterio.

Los múltiples medios argentinos trasladados a Madrid y pendientes de las evoluciones del cuadro del barrio porteño de La Boca en la Ciudad del Fútbol de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) en Las Rozas, al norte de Madrid, barajan alternativas y intentan adivinar cuáles serán las intenciones del 'Mellizo' Schelotto para el duelo del domingo.

En la única práctica abierta a los medios de comunicación, el entrenador del equipo 'bostero' unió en la punta del ataque a los argentinos Ramón 'Wanchope' Ábila y Darío Benedetto, con el recuperado internacional argentino Cristian Pavón a un costado y el colombiano Edwin Cardona en el otro.

Una formación excesivamente ofensiva para el conjunto de la opinión reporteril, en la que no habría sitio para el trío de centrocampistas formado por Pablo Pérez, el colombiano Wilmar Barros y el uruguayo Nahitán Nández, que a día de hoy parecen irrenunciables para Guillermo Barros Schelotto.

Esto lleva a pensar en que el técnico 'xeneize' plantea dos alternativas: o bien seguir con su habitual esquema 4-3-3, en el que elegiría entre Ábila o Benedetto para formar como punta con dos extremos veloces a sus lados, Pavón por la derecha y Cardona o su compatriota Sebastián Villa por la izquierda; o una opción con dos puntas puros unidos, de nuevo Ábila y Benedetto, con un enganche por detrás, lo que daría espacio a Carlos 'el Apache' Tévez.

Porque tanto la portería, con la vuelta de Esteban Andrada, ya recuperado de su lesión, en lugar de Agustín Rossi, y la línea de cuatro defensores con Julio Buffarini o Leonardo Jara en el lateral derecho, Lisandro Magallán, Carlos Izquierdoz como centrales y el uruguayo Lucas Olaza por la izquierda, parecen claras en los planes de Barros Schelotto.

Si alguien esperaba que el 'Mellizo' diera alguna pista en la conferencia de prensa que ofreció en el Salón Luis Aragonés de la Federación Española, el gran salón que habitualmente acoge los sorteos de Liga y Copa del Rey o las asambleas federativas, se quedó con las ganas, porque el técnico 'xeneize' dejó todos los interrogantes ofensivos flotando en el aire.

"Podemos jugar con dos puntas o con tres delanteros. Con tres delanteros hemos llegado hasta acá, con dos jugamos el primer partido y salió bien en la ofensiva. Lo voy a definir antes del partido pero tengo claro cómo hacerlo en caso de jugar con dos o tres delanteros", señaló el preparador.

Entre las pocas cosas que dejó claras Barros Schelotto quedó que el extremo Christian Pavón está "en perfectas condiciones" para jugar, del que recordó que es "un jugador de nivel internacional" con experiencia en el pasado Mundial de Rusia 2018 con Argentina, con "gol y mucho recorrido".

Pero también dejó en su intervención razones de peso para contar con 'el Apache' Tévez -"tuvo buen segundo tiempo en el primer partido, tiene experiencia y trayectoria, en estos partidos sabes que no va a tener problema", dijo- o incluso sobre el joven centrocampista de 18 años Agustín Almendra -"es un jugador de área a área, con buena técnica y que físicamente se impone a pesar de sus 18 años", elogió-.

Que juegue Pavón indica un esquema 4-3-3 con extremos o la necesidad de ubicarle en un costado en el 4-4-2 pasando a alguno de los centrocampistas al otro (Pablo Pérez, por ejemplo); si lo hace Tévez sería como mediapunta detrás de dos delanteros; y si es Almendra el elegido podría indicar que Barros Schelotto apuesta por reforzar el centro del campo eliminando un atacante.

Todas las opciones son posibles en un Boca Juniors que se entrena este sábado, como lo hizo el viernes, a puerta cerrada, a un día y pocas horas de la gran cita del Santiago Bernabéu. Un partido que Barros Schelotto imagina "trabado" y de menos brillo, menos abierto que la ida de la Bombonera.

"Por más que sea un clásico y uno tenga la expectativa de ver un gran partido, nuestra idiosincrasia y forma de jugar una final quizás no sea tanto para el espectáculo (...) No creo que vaya a ser un partido muy atractivo en lo visual, sino un partido trabado, en el que no se verá lo mejor de River o Boca", señaló el entrenador de Boca Juniors. Elija lo que elija, los espectadores del Bernabéu esperarán que en esto no tenga razón y sea un gran encuentro.