Diario Vasco

Buenos Aires, 7 dic (EFE).- Jorge Brito, vicepresidente de River Plate, lamentó este viernes que por la falta de un acuerdo con Boca Juniors el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores se tuviera que jugar este domingo en Madrid, y no en territorio argentino.

"Si River y Boca hubieran estado juntos en la decisión y se ponían de acuerdo, no íbamos a Madrid. Pero la realidad es que no estábamos en condiciones de decidir nada. Después de ese sábado (que los hinchas de River Plate apedrearon el autobús de Boca Juniors), el diálogo entre los clubes se cortó", dijo Brito a Radio La Red.

También criticó a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) porque, a su juicio, no hizo nada para evitar que el partido se jugara en el exterior.

"Tenía que haber defendido a River y Boca para que este partido se juegue en Argentina. No defendieron al fútbol argentino", dijo.

"Que cuenten qué fue lo que hicieron para defender al fútbol argentino. La AFA nunca debió haber permitido que se saque el partido de Argentina", añadió.

Dijo que River Plate tuvo una "nula" responsabilidad en los incidentes que protagonizaron los hinchas 'millonarios' y remarcó que, para él, fueron "dos tarados que tiraron una piedra".

Tras los incidentes que derivaron en la postergación y posterior traslado del partido a Madrid, River Plate insistió en que debería jugarse en el Monumental y con público local.

Boca Juniors pidió ser proclamado campeón sin jugar.