Diario Vasco

Madrid, 7 dic (EFECOM).- Las dudas sobre la tregua comercial alcanzada por Estados Unidos (EEUU) y China, junto a la inquietud de los inversores por el futuro económico mundial son dos de las principales razones por las que el IBEX 35 se ha dejado esta semana un 2,88 % y los 9.000 puntos.

En su peor semana desde mediados de octubre y a pesar del repunte de la última sesión propiciado por el alza del petróleo tras el acuerdo de la OPEP y sus aliados para recortar la producción, el selectivo español retrocede hasta los 8.815,50 puntos y eleva las pérdidas acumuladas en el año al 12,23 %.

En el resto de Europa, las principales plazas también han vivido una semana de pérdidas, entre las que destacan las de Fráncfort, del 4,17 %, y París, del 3,81 %. Londres, sin avances sobre el "brexit", baja un 2,90 %, y Milán, sin noticias de su presupuesto, un 2,33 %.

Sin embargo, la semana había arrancado con buen pie y el lunes el IBEX subió más del 1 %, hasta cerca de los 9.200 puntos, gracias al acuerdo de EEUU y China en el G-20 de Buenos Aires, con el que ambos se comprometían a no imponer aranceles durante 90 días.

La tregua comercial fue bien recibida por los inversores, aunque pronto surgieron dudas por las declaraciones de cada parte y el martes el mercado español se dejó el 1,28 %, en línea con Europa y Asia, un día en el que Wall Street cedió más del 3 % por el miedo a una desaceleración económica.

El aplanamiento de la curva de tipos, al estrecharse la distancia entre las rentabilidades de la deuda estadounidense a corto y largo plazo, disparó las alarmas sobre una inminente recesión y provocó la venta de títulos por parte de inversores.

Como consecuencia del descalabro del mercado estadounidense, el IBEX volvió a cerrar el miércoles en pérdidas, aunque logró mantener los 9.000 puntos sin referencias de Wall Street, cerrado por el funeral del expresidente George Bush padre.

Ya el jueves, la detención en Canadá de la hija del fundador de Huawei por orden de las autoridades estadounidenses, acusada de incumplir las sanciones a Irán, marcó claramente un punto de inflexión en las relaciones entre EEUU y China.

El mercado interpretó que la tregua de 90 días saltaría por los aires y la guerra comercial se reactivaría, lo que provocó que la Bolsa española perdiera el 2,75 % y los 8.800 puntos, en su peor sesión desde la crisis catalana de octubre de 2017.

Por último, este viernes el IBEX 35 ha rebotado un 0,58 %, animado por el acuerdo de la OPEP y sus aliados, que ha contribuido a que el barril de Brent -referencia en Europa- haya subido a 62,77 dólares al cierre de la bolsa española.

Este precio es un 7 % superior al del viernes pasado, teniendo en cuenta que el euro apenas se ha apreciado respecto al dólar, pues se cambia a 1,139 dólares.

La mayoría de grandes valores del IBEX ha retrocedido esta semana: BBVA, un 6,52 %; Santander, un 4,92 %; Telefónica, un 3,13 %; Repsol, un 3,05 % e Inditex, un 1,07 %; Iberdrola se salva y sube el 0,09 %.

Día encabeza las pérdidas, con un desplome del 16,92 %, y CaixaBank y Banco Sabadell completan el pódium con recortes del 7,51 % y el 6,83 %.