Diario Vasco

Viena, 7 dic (EFE).- El ministro ruso de Energía, Alexandr Novak, pidió hoy a los miembros de la alianza entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y productores externos que negocian en Viena un recorte del bombeo de crudo que envíen "una señal fuerte al mercado".

"En las condiciones actuales es extremadamente importante enviar una señal fuerte al mercado, actuar con determinación", dijo Novak al inaugurar la reunión de esa alianza, apodada OPEP+ e integrada por veinticuatro países.

Los debates sobre una rebaja del bombeo para frenar la caída de los precios del petróleo comenzaron ayer en Viena en una sesión de la OPEP, que decidió supeditar la decisión final a la cooperación con Rusia y otros "No-OPEP", por lo que se pospuso a hoy.

Según fuentes oficiosas, los delegados ultimaban esta tarde los detalles de un recorte en torno a los 1,2 millones de barriles diarios (mbd).

"Tras un análisis fundamental del mercado, estaremos listos para acordar cómo continuaremos nuestra cooperación en el futuro", vaticinó Novak.

Su homólogo emiratí y presidente saliente de la OPEP, Suhail bin Mohamed Faraj al Mazuei, destacó que esa cooperación, acordada hace dos años para apuntalar el valor del barril mediante una restricción de las extracciones de 1,8 mbd, ha surtido el efecto deseado de rebajar el exceso de oferta.

"Hemos reducido los inventarios (reservas almacenadas), pero en el mercado hay una creciente volatilidad que vamos a revisar hoy", subrayó Al Mazuei.

Si bien se mostró confiado en que el grupo logrará profundizar su cooperación y equilibrar el mercado, recordó que los productores no tienen poder para manejar todos los factores que influyen en el sector.

"Hay cosas más allá de nuestro control, asuntos políticos y geopolíticos que jamás abordaremos en la OPEP ni en la cooperación con los No-OPEP", subrayó.