Diario Vasco

Madrid, 7 dic (EFE).- La Fiscalía Provincial de Madrid pide 13 años y ocho meses de cárcel para un acusado de intentar matar de dos disparos a la pareja de su exnovia y apuntar a ésta con una pistola en su domicilio en la Nochevieja de 2016.

Antonio M.C., acusado de los delitos de asesinato en grado de tentativa, amenazas, daños con la agravante de parentesco y tenencia ilícita de armas, será juzgado el próximo lunes, 10 de diciembre, por la Sección 27 de la Audiencia de Madrid, según informa la Fiscalía y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Los hechos, que han sido investigados por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Arganda del Rey (Madrid), ocurrieron la tarde del 31 de diciembre de 2016 cuando el acusado, de 26 años y que "no aceptaba la ruptura" con su expareja, fue al domicilio donde ella vivía, según relata el fiscal en su escrito.

Tras llamar al timbre y tapando la mirilla "para ocultar su identidad", dio una patada a la puerta cuando su exnovia abrió, "acercándose a ella apuntándola con el arma en la cara, colocándosela en el entrecejo".

En ese momento apareció la pareja de su exnovia, a quien el acusado golpeó y "sin mediar palabra, con ánimo de acabar con su vida y sin que éste tuviera posibilidad de defensa alguna, se dirigió a él, mientras éste levantaba sus manos y le decía: 'eh tío, ¿qué haces? Eh tío, para".

Fue entonces cuando Antonio M.C. le disparó en la cabeza y tras un forcejeo y mientras "le golpeaba repetidamente con la culata del arma" le volvió a disparar una segunda vez y salió huyendo.

Sin la rápida intervención de los servicios sanitarios, resalta la Fiscalía, las heridas provocadas por los disparos en la cabeza podrían haber causado la muerte a la víctima, que sufrió numerosas lesiones que precisaron tratamiento médico y quirúrgico y le dejaron varias secuelas.

Horas después de que los hechos tuvieran lugar, el acusado volvió a las inmediaciones del domicilio para golpear el coche de su ex pareja.

Por la noche llamó a la Guardia Civil para comunicarles dónde se encontraba el arma de fuego con la que había disparado al hombre - que finalmente no se encontró- y cuando fue detenido manifestó a los agentes: "Era cuestión de vida o muerte, o él o yo".

El acusado, en prisión desde que se produjeron los hechos, presenta un trastorno mixto de personalidad de características narcisistas, inmaduro y dependiente, hiperreactividad e impulsividad ante situaciones no deseadas.

Además de la pena de cárcel, la Fiscalía solicita una indemnización en concepto de responsabilidad civil de 14.200 euros para la pareja de la exnovia del acusado y 2.366 euros para ella.