Diario Vasco

La Paz, 7 dic (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, informó hoy de que ha ordenado que se investigue la muerte de una mujer en un incidente durante la jornada de manifestaciones en contra de su habilitación para las elecciones primarias de 2019.

"Los que dicen (ser) defensores de la democracia ayer mostraron su verdadero rostro de violencia y racismo agrediendo hasta causar la muerte de una hermana de la tercera edad en Riberalta que únicamente quería seguir trabajando", dijo Morales en un acto con militares en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz.

Anunció que ha ordenado al Ministerio de Gobierno (Interior) y las autoridades correspondientes asumir "todas las acciones para sancionar a los responsables de la muerte" de esa mujer, ocurrida en la ciudad amazónica de Riberalta.

La mujer, de 56 años e identificada como Suleydi Estívariz, intentaba defender a otra durante una pelea con contrarios a la reelección del gobernante, explicó ayer el ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero.

"Lamentablemente en ese momento proceden a agredirla, se habría producido un empellón. Cae la persona, golpea su cabeza y a los pocos minutos fallece", señaló el ministro.

Apuntó a "grupos de choque" organizados para vigilar que negocios y entidades públicas acataran una huelga nacional convocada por los comités cívicos de ocho regiones bolivianas para reclamar que se respete el límite constitucional de dos mandatos consecutivos.

La huelga se siguió en La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Tarija, Sucre y Trinidad, donde se bloquearon las calles y hubo poco tráfico, si bien el paro de actividades no fue total.

Las manifestaciones en La Paz, la capital administrativa de Bolivia, derivaron en fuertes disturbios a las puertas del Tribunal Supremo Electoral (TSE), que el martes informó sobre las candidaturas habilitadas para las primarias previas a las elecciones generales de 2019, entre las que está la de Evo Morales.

Partidos de oposición y colectivos ciudadanos critican al tribunal por habilitar a Morales, pese a que la Constitución que él mismo promulgó en 2009 permite sólo dos mandatos consecutivos y a que en un referendo celebrado en 2016 se rechazó una reforma para que pudiera volver a presentarse en los próximos comicios generales.

Los partidarios de Morales defienden que el órgano electoral actuó de forma correcta, pues enmarcó su decisión en un fallo del Tribunal Constitucional emitido a instancias del oficialismo en 2017 y que da luz verde a la reelección indefinida.

Morales sostuvo hoy que "grupos políticos enmascarados como plataformas ciudadanas y cívicos patronales quisieron a través de la violencia convulsionar el país" con su convocatoria a la huelga.

"Ellos fracasaron en su intento gracias a la conciencia democrática del pueblo que preservó la paz, la democracia y la estabilidad política", afirmó el gobernante.