Diario Vasco

Madrid, 7 dic (EFE).- Madrid comienza a recibir a miles de aficionados de todo el mundo con motivo de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors y no son pocas las reservas en 'De María', restaurante argentino próximo al Santiago Bernabéu y centro de tertulias pre- y post-partido que cuenta entre sus clientes a Maradona, Simeone y, en su momento, Di Stéfano.

Convertida en una de las mesas de cocina argentina con mayor predicamento de Madrid, tiene además el aderezo especial de ser un referente para futbolistas, deportistas, cantantes o actores. Son pocos los famosos residentes -o de visita- en la capital de España que no han pasado en los últimos lustros por este local.

Basta simplemente con mirar las paredes no sólo del que se ubica cerca del estadio Santiago Bernabéu, sino del resto de los repartidos por la capital española y sus alrededores. De hecho uno de los más populares es el ubicado en Majadahonda, pegado al Cerro del Espino, el centro de entrenamientos del Atlético de Madrid.

En ellas cuelgan fotografías de famosos como el tenista Roger Federer o el oscarizado actor Adrien Brody. Por supuesto también de futbolistas procedentes de todas partes del mundo. Así, conviven Zinedine Zidane, Ronaldinho, Pelé, Alfredo Di Stéfano, David Beckham, Leo Messi, Diego Armando Maradona o Diego Pablo Simeone.

"Maradona ha venido tres o cuatro veces. Simeone es un cliente asiduo nuestro, especialmente ahora que vive cerca de nuestro restaurante de Majadahonda. Va todas las semanas allí pero come normal, nada especial", explica a la agencia EFE el gerente, Raúl Óscar Riveros.

"Los que siempre han venido son los presidentes del Boca Juniors y del River Plate. Después en el panorama español, cuando el Atlético de Madrid juega como local la directiva viene a comer aquí", señala.

Riveros reconoce que ésta es una semana particular por el gran desembarco de argentinos con miras al choque: "Es especial por todos los clientes que vienen de Argentina. En otras ocasiones han pasado por aquí como turistas y ahora vienen exclusivamente a ver el partido. Estos días tenemos bastantes reservas, está completo casi todo".

Decorado ya con estilo navideño y con jugosas piezas cárnicas preparándose en la parrilla, los secretos para fidelizar a la clientela son sencillos: "La gente viene aquí para comer bien, una muy buena carne importada de Argentina. Y también por la atención, que tratamos de hacerlo cada día mejor".

Todo ello ha dado fama a este lugar, ideal para reponer fuerzas antes de un enfrentamiento histórico; para celebrar victoria u olvidar derrota. Como si los comensales estuvieran en su casa.