Diario Vasco

Bruselas, 7 dic (EFE).- La Comisión Europea (CE) publicó hoy su informe sobre los progresos en la última ronda de negociaciones comerciales con el Mercosur, en el que destacan avances en asuntos como transparencia o desarrollo sostenible, aunque se mantienen las diferencias "significativas" que impiden el cierre del acuerdo.

Las conversaciones, celebradas del 12 al 20 de noviembre en Bruselas, estuvieron encabezadas por los jefes negociadores y expertos de cada bloque, y servirán de base para la ronda de negociaciones que tendrá lugar en Montevideo (Uruguay) del 10 al 13 de diciembre.

Los negociadores consiguieron cerrar por completo el capítulo dedicado a la transparencia y avanzaron sustancialmente en el de comercio y desarrollo sostenible, pero mantienen sus diferencias en áreas como el comercio de bienes, servicios marítimos o contratación pública.

En secciones como la de propiedad intelectual, las partes debatieron asuntos relativos a la protección de las indicaciones geográficas de la UE y del Mercosur y registraron progresos en las provisiones textuales que garantizan esta protección, además de introducir una revisión adicional de conflictos en las listas de productos que cada bloque quiere blindar.

El informe también señala una falta de consenso en asuntos como las compañías estatales, donde se debatió sobre la base de varias propuestas de la UE y del Mercosur pero aún deben aclararse algunos asuntos, o los subsidios, donde hay diferencias en el alcance de aquellos que quedarán cubiertos por el acuerdo.

Los cancilleres de los cuatro países del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) ratificaron este jueves su determinación de cerrar el acuerdo este mismo año o en el primer trimestre de 2019.

La nueva ronda de negociaciones tendrá lugar una semana antes de la cumbre del Mercosur, que se celebrará también en Montevideo los próximos 17 y 18 de diciembre, y a la que los mandatarios del bloque suramericano "quisieran llegar con ese asunto resuelto".

Según el canciller uruguayo, si no se pudiesen concluir las tratativas antes de fin de año, el término del proceso quedaría pendiente para "los primeros tres meses" de 2019, pues sería preferible que acabe antes de las elecciones parlamentarias europeas, previstas para mayo.