Diario Vasco

Barcelona, 7 dic (EFE).- El diputado de la CUP Carles Riera ha exigido hoy la destitución del conseller del Interior, Miquel Buch, tras la actuación policial de ayer en Girona y Terrassa (Barcelona), y ha rechazado que se criminalice al movimiento antifascista ya que cree que no es violento

En una rueda de prensa en el Parlament, Riera ha denunciado así las cargas policiales en Girona y Terrassa contra los grupos antifascistas que protestaban contra actos para conmemoración de la Constitución organizados por Vox, unos hechos que han llevado al presidente catalán, Quim Torra, a pedir a Buch cambios en breve en Interior.

En Terrassa, la diputada de la CUP Maria Sirvent resultó herida en una mano por un proyectil de los Mossos "cuando estaba asistiendo a una menor que había recibido un golpe en la cabeza", según ha relatado hoy Riera, quien se ha preguntado si Torra habría actuado si la herida no hubiera sido una parlamentaria.

En todo caso, Riera ha exigido a Torra que vaya más allá y que "cese inmediatamente a Buch y a los altos mandos que gobiernan el cuerpo de los Mossos d'Esquadra".

"Llevamos meses avisando de que no hay control por parte del Govern hacia los Mossos d'Esquadra, que actúan de forma desproporcionando y vulneran sus propios protocolos de actuación", ha afirmado.

Riera ha remarcado que lo de ayer no son hechos "aislados o excepcionales" de la Brigada Mòbil (Brimo), sino que detrás hay un problema en el modelo de seguridad de la Generalitat.

Un modelo que, a su juicio, "protege manifestaciones nazis y ataca sistemáticamente a grupos antifascistas que les hacen frente", y que se debería modificar por otro que directamente "no permitiera la actuación pública de grupos fascistas".

El diputado de la CUP ha rechazado que se pueda "criminalizar" a los grupos antifascistas, que ha descartado que sean violentos, aunque ayer en Girona algunos de sus miembros iban encapuchados y rompieron el cordón policial.