Diario Vasco

Río de Janeiro, 7 dic (EFECOM).- El fabricante brasileño de aviones Embraer destacó hoy que la sentencia judicial de la víspera, que deja sin efectos cualquier acuerdo inminente para su fusión con la estadounidense Boeing, tan sólo suspende provisionalmente pero no veta las negociaciones entre las dos empresas.

La cautelar concedida el jueves por un juez de Sao Paulo "no interpone cualquier tipo de obstáculo a la continuidad de las negociaciones entra las dos empresas", afirmó Embraer en un comunicado, en el que aclaró que presentará recursos ante tribunales superiores para intentar revertir la decisión.

El tercer mayor fabricante de aviones del mundo "adoptará todas las medidas judiciales posibles para revertir la cautelar" concedida por el juez 24 Civil Federal de Sao Paulo, según la nota.

El magistrado, en una decisión anunciada el jueves y ante una demanda presentada por diputados del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), suspendió el acuerdo de fusión entre las dos aeronáuticas para crear una tercera compañía que será controlada por la estadounidense.

Embraer, líder mundial en el segmento de aeronaves para vuelos regionales, y Boeing anunciaron en julio pasado un acuerdo preliminar para la creación de una tercera empresa en el segmento de aviación comercial, que tendría un valor de 4.750 millones de dólares.

Según lo acordado hasta ahora, Boeing asumirá el control de la nueva empresa, con un 80 % del capital, tras el pago de 3.800 millones de dólares a la fabricante brasileña, que sería poseedora del 20 % restante.

Las negociaciones entre ambas compañías se iniciaron en diciembre del año pasado bajo un gran hermetismo y en ellas participó el Gobierno brasileño, pues ostenta una "acción dorada" con derecho a veto que se guardó cuando privatizó Embraer en 1994.

Ante el temor de que la operación pueda perjudicar a los empleados o los intereses de Brasil, como la posible divulgación de secretos militares, la cautelar suspendió "cualquier efecto concreto de una eventual decisión del Consejo de Embraer, aceptando la segregación y la transferencia de la parte comercial de Embraer para Boeing a través de una 'filial conjunta' a ser creada".