Diario Vasco

Bruselas, 7 dic (EFE).- El crecimiento económico de la eurozona y la Unión Europea (UE) se ralentizó en el tercer trimestre del año, pues el Producto Interior Bruto (PIB) creció un 0,2 % en los países de la moneda única y un 0,3 % en los Veintiocho entre julio y septiembre frente a los tres meses anteriores.

Los datos revisados publicados hoy por la oficina de estadística comunitaria, Eurostat, también confirmaron la desaceleración de Alemania, la locomotora europea, cuyo PIB cayó un 0,2 % en el tercer trimestre.

Entre abril y junio la economía de los diecinueve países que comparten el euro creció un 0,4 % y la del conjunto del club comunitario un 0,5 %, mientras que en Alemania el aumento fue del 0,5 %.

En términos interanuales, en el tercer trimestre de 2018, frente al mismo periodo del año anterior, el PIB aumentó un 1,6 % en el área del euro, un 1,8 % en la UE y un 1,2 % en Alemania, tras unas alzas del 2,2 %; 2,1 % y 1,9 % en el segundo trimestre, respectivamente.

En España, la economía progresó un 0,6 % entre julio y septiembre con respecto al trimestre anterior y un 2,5 % si se realiza la comparación interanual.

Estados Unidos, la primera potencia mundial, anotó una subida del Producto Interior Bruto del 0,9 % en el tercer cuarto del año con respecto al segundo, pero en términos interanuales el PIB se incrementó un 3 % desde julio hasta septiembre.

Por países, las alzas principales tuvieron lugar en Malta (3,6 %), Rumanía (1,9 %), Letonia y Polonia (1,7 %), frente a las caídas en Lituana (0,3 %), Suecia (0,2 %) e Italia (0,1 %), además de Alemania, en el tercer trimestre comparado con el segundo.

El gasto en consumo final de los hogares creció un 0,1 % en la eurozona y un 0,3 % en los Veintiocho y la formación bruta de capital fijo progresó un 0,2 % tanto en los diecinueve países de la moneda común como en toda la Unión Europea, tras avanzar un 1,5 % y un 1,2 % respectivamente el trimestre previo.

Las exportaciones cayeron un 0,1 % en la eurozona y crecieron un 0,3 % en los Veintiocho (subidas del 1 % y 0,7 % en los tres meses anteriores) y las importaciones aumentaron un 0,5 % en el área del euro y un 0,3 % en la UE (1,1 % y 1 % un trimestre antes).

Por otro lado, el número de personas empleadas creció un 0,2 % en ambos espacios en el tercer trimestre frente al anterior, tras haber crecido en el segundo un 0,4 %.

Entre los países para los que Eurostat tiene datos, el aumento del empleo durante el tercer trimestre destacó en Malta (0,9 %), Chipre y Lituania (0,8 %), Letonia, Luxemburgo y Eslovenia (0,7 %).

Se detectaron caídas en Estonia (0,8 %), Bulgaria e Italia (0,3 %), Croacia y Polonia (0,2 %) y Rumanía (0,1 %).

Eurostat estimó que entre julio y septiembre trabajaban en el club comunitario 239,3 millones de personas, 158,3 de ellas en la eurozona, lo que constituye el mayor nivel jamás registrado en ambas áreas, según la oficina de estadística.