Diario Vasco

Washington, 7 dic (EFECOM).- El índice de desempleo en Estados Unidos se mantuvo en el 3,7 % en noviembre, y sigue en cifras no vistas desde 1969, aunque la creación de nuevos puestos de trabajo se frenó hasta los 155.000.

Pese a la moderación de las contrataciones, los salarios continuaron al alza, señal del buen momento en el mercado laboral estadounidense, informó hoy el Departamento de Trabajo en su reporte mensual.

La economía estadounidense continúa así en un nivel cercano al pleno empleo, con una tasa de desempleo del 3,7 %, pero la creación de 155.000 nuevos puestos de trabajo quedó por debajo de las expectativas de los analistas, que pronosticaban 190.000.

Uno de los principales focos de atención del informe es el auge en los salarios, que aumentaron de media un 0,2 % en noviembre, hasta situarse en una media los 27,35 dólares la hora.

En los últimos 12 meses, los salarios se han incrementado en un 3,1 % de media y se espera que sigan subiendo debido al impulso que mantiene el mercado laboral.

El incremento salarial interanual supera por segundo mes consecutivo el alza interanual del 3 %, algo no registrado desde 2009.

La tasa de participación en la fuerza laboral, la proporción de estadounidenses que se encuentran empleados o buscando empleo, se mantuvo sin cambios en noviembre, en el 62,9 %.

"Este es el tipo de informe laboral que permite a la vez calmar la Reserva Federal (Fed) un poco -no, no estamos justo al borde del sobrecalentamiento- y también mantener el discurso de un sólido crecimiento en la creación de empleo que, de continuar, seguirá impulsando a la baja el desempleo", indicó Justin Wolfers, profesor de Economía de la Universidad de Michigan.

El banco central estadounidense celebrará el 18 y 19 de diciembre su última reunión del año sobre política monetaria, en la que se prevé una nueva subida de los tipos de interés.

Después de tres incrementos a lo largo de 2018, los intereses de referencia se encuentra en el rango de entre el 2 % y el 2,25 %.

Este jueves, el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams, destacó el momento positivo en Estados Unidos y reiteró la intención del banco central de avanzar en su gradual ajuste monetario.

"Tenemos una economía bastante fuerte -el desempleo bastante bajo, la inflación cerca de nuestro objetivo- se trata solo de gestionar un aterrizaje suave, manteniendo esta expansión para los próximos años", afirmó Williams.

La Fed cuenta con un doble mandato de promoción del pleno empleo y estabilidad de precios, y ha fijado su meta de inflación anual en el 2 %.

El último cálculo de evolución del producto interior bruto (PIB) de EEUU en el tercer trimestre del año, situó la expansión en la primera economía mundial una tasa anualizada del 3,5 %.

El dato entre julio y septiembre acerca la promesa del presidente estadounidense, Donald Trump de llevar el crecimiento a un ritmo anual del 3 %, impulsado por un enorme plan de estímulo fiscal, aprobado en diciembre de 2017, que incluye notables recortes de impuestos para las empresas y, en menor medida, para los trabajadores.