Diario Vasco

Hamburgo , 7 dic .- El ministro alemán de Sanidad, Jens Spahn, quedó descartado para la nueva jefatura de la Unión Cristianodemócrata alemana (CDU), al no superar la primera vuelta de votación en el congreso del este partido, que designará al sucesor de la canciller, Angela Merkel, tras 18 años al frente de la formación política.

Spahn obtuvo 157 votos, del total de 999 depositados y válidos, mientras que la secretaria general del partido, la centrista Annegret Kramp-Karrenbauer quedó en primer lugar con 450 votos, seguida del exrival interno de Merkel, Friedrich Merz, con 392.

Este resultado obliga a ir a una segunda vuelta entre AKK -como se denomina a la secretaria general- y Merz, que como el derrotado Spahn representa al ala derechista de la formación.

AKK abrió el turno de presentaciones pidiendo "coraje" al partido, mientras que Merz centró la suya en la necesidad de buscar "nuevas estrategias" para hacer frente a la ultraderecha y de recuperar el perfil conservador que, a su juicio, ha perdido esta fuerza política.

En el que fue su último discurso como presidenta del partido, Merkel había llamado anteriormente a la cohesión en sus filas y defendido la vía centrista para su partido.