Diario Vasco

Madrid, 7 dic (EFE).- La directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Beatriz Domínguez-Gil, ha considerado que el trasplante de útero es un procedimiento "muy cuestionable éticamente" y una intervención de riesgo que, "sin embargo, no salva una vida".

En declaraciones a Efe, Domínguez-Gil ha valorado el nacimiento en Brasil del primer bebé a partir del útero trasplantado de una donante fallecida ya que se trata de "un avance técnicamente relevante" pero ha recalcado que es "una actividad muy cuestionable éticamente".

"Hablamos de un procedimiento de riesgo que, sin embargo, no salva una vida y sería muy cuestionable considerar que mejora la calidad de vida de la trasplantada", ha indicado la directora de la ONT.

Para Domínguez-Gil, los trasplantes de órganos como los de pulmón, corazón, hígado o riñón "evidentemente tienen sus riesgos" pero están "justificados porque lo que se persigue es salvar una vida o mejorar la calidad de vida de "pacientes abocados a la diálisis".

Ha recordado que en el caso de un trasplante de útero se expone a una "mujer sana" a dos intervenciones quirúrgicas -la del trasplante y la de la retirada posterior una vez ha culminado con éxito o no esa gestación- y a los efectos secundarios de la inmunosupresión tanto a la trasplantada como al feto.

"Estamos asumiendo por tanto unos riesgos importantes con el objetivo de culminar los deseos de ser madre, que evidentemente es un deseo que respetamos pero que puede hacerse realidad sin necesidad de incurrir en esos riesgos", ha aseverado.

En España por el momento "no ha habido una petición formal" para llevar a cabo este tipo de procedimiento, según ha confirmado la directora de la ONT, que no obstante ha reconocido que "ha habido alguna expresión de interés por este tipo de trasplantes".

En este sentido, ha señalado que este procedimiento se consideraría "experimental" y como tal tendría que ser sometido a una "evaluación muy rigurosa" en la "todas estas cuestiones éticas se pondrían encima de la mesa" y que tendría que contar con la aprobación de diversos comités y de la autoridades competentes.