Diario Vasco

Bruselas, 7 dic (EFECOM).-El Gobierno belga decidió hoy que no indexará el precio de la gasolina y del diésel en 2019, una de las reivindicaciones de los denominados "chalecos amarillos", un grupo que empezó a movilizarse en Francia contra la subida de impuestos al carburante y se ha extendido a Bélgica.

La decisión se ha tomado durante la reunión del Consejo de Ministros celebrado hoy, han confirmado fuentes gubernamentales a la agencia Belga.

La indexación habría conllevado un aumento de media de 1,5 céntimos de euro por litro a partir de enero, lo que en todo el año habría representado unos ingresos adicionales en impuestos de 90 millones de euros para el Gobierno, según datos del medio local SudInfo que adelantó la información.

La decisión del Ejecutivo belga llega después de que el primer ministro, Charles Michel, se reuniese el pasado martes con una delegación de los "chalecos amarillos" y en vísperas de la manifestación convocada por este colectivo para mañana en la capital del país, Bruselas.

La policía local, regional y federal belga prevé reforzar su dispositivo de cara a la movilización, después de que una manifestación similar el viernes pasado, en la que participaron unas 500 personas, terminase en disturbios, según medios locales.