Diario Vasco

Londres, 7 dic (EFE).- Las bases conservadoras británicas han manifestado su descontento con la primera ministra, Theresa May, por utilizar fondos del partido para distribuir panfletos de apoyo al acuerdo del "brexit", informa hoy el diario "The Telegraph".

Los presidentes de 29 asociaciones conservadoras del país han escrito a la sede central de la formación para comunicarle que se trata de un "mal uso" de fondos para distribuir "literatura promocional" a favor del acuerdo que será votado el próximo día 11.

Estas asociaciones locales habían recibido instrucciones del liderazgo "tory" para difundir estos panfletos en momentos en que May se enfrenta el próximo martes a una derrota en la Cámara de los Comunes a su plan del "brexit" negociado con la Unión Europea (UE).

Los presidentes de las asociaciones, según informa el periódico, afirman que, ante la oposición generalizada que el pacto ha generado entre los diputados, la decisión de emitir los panfletos es "cuestionable" y añaden que los fondos del partido "no deberían ser utilizados para asuntos que dividen".

Esta campaña, calificada por estas asociaciones como "propaganda", debería ser suspendida "con efecto inmediato" y "no debería repetirse en el futuro", añade la misiva.

"Estamos horrorizados de que las asociaciones recibieran recientemente literatura promocional para distribuirla a los miembros, pidiendo a la gente que presione a los diputados para que acepten el acuerdo de retirada de la Unión Europea de la primera ministra", dice un extracto de la carta.

May envió hoy a treinta miembros de su Gobierno a distintas circunscripciones para explicar a la población el beneficio de apoyar el acuerdo del "brexit" o salida del Reino Unido de la UE, según fuentes oficiales.

Ministros y secretarios de Estados hablan con la gente en escuelas y centros comunitarios de varias zonas del país, de cara a la importante votación del próximo martes en los Comunes.

El acuerdo, respaldado el mes pasado por los 27, ha sido rechazado por partidos de la oposición y diputados conservadores euroescépticos, lo que hace probable que May pierda la votación que se celebrará el próximo martes en la Cámara de los Comunes.

Varios diputados esperan votar en contra porque rechazan la salvaguarda del "brexit" sobre la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte, pues el objetivo es que sea invisible para no perjudicar el proceso de paz en la provincia británica.

Esa salvaguarda, conocida como "backstop", prevé que el Reino Unido permanezca en la unión aduanera y que Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único, salvo que Londres y Bruselas presenten una solución alternativa para la frontera o hasta que establezcan una nueva relación comercial.

Ese vínculo comercial deberá ser negociado entre Londres y Bruselas en el periodo de transición, que empezará tras el "brexit", el 29 de marzo de 2019, y terminará a finales de 2020.

Esta garantía puede llegar a ser indefinida si no hay un acuerdo comercial entre las partes para cuando acabe el periodo de transición, algo que inquieta a muchos diputados.