Diario Vasco

Madrid, 7 dic (EFECOM).- El Banco de España no aprecia "por ahora" la necesidad de aprobar una normativa general para las monedas virtuales (criptomonedas), más allá de la regulación de ciertos aspectos específicos ligados a su utilización, aunque no descarta hacerlo en el futuro si aumenta su auge y su aceptación entre los ciudadanos.

El Banco de España ha publicado hoy la Revista de Estabilidad Financiera, en la que se incluye el estudio "Monedas virtuales y locales: Las paramonedas, ¿Nuevas formas de dinero?".

El informe está elaborado por la jefa de la División de Regulación, en la Dirección General de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del organismo, María Ángeles Nieto, y el especialista en regulación en esa misma división, Joaquín Hernáez Molera.

Según recuerda el informe, las monedas virtuales no son un fenómeno nuevo, pero hasta hace poco su emisión e intercambio solían estar circunscritos a una única entidad y su ámbito de uso era muy limitado.

Sin embargo, los recientes desarrollos tecnológicos han permitido la aparición de numerosas criptomonedas, que suelen emplear métodos de emisión e intercambio descentralizados y que tienen un ámbito de extensión global a través de internet.

Estas monedas virtuales, que no tienen un emisor concreto ni un control centralizado, sino distribuido y fundado en la criptografía, se denominan "criptomonedas", cuyo ejemplo más notable es el "bitcoin".

Tal y como indica el informe, a día de hoy, existen más de 1.500 monedas virtuales en circulación, cada una con su propia fisonomía, y en total, su capitalización de mercado ascendía en septiembre de 2018, a algo menos de 176.000 millones de euros (200.000 millones de dólares).

El informe explica que "a pesar de las pretensiones sustitutorias del dinero que pudieran tener inicialmente" estas monedas, "ni cabe considerarlas dinero, ni es previsible que en un futuro vayan a reemplazarlo".

No obstante, su creciente popularidad podría conducir a un aumento de los riesgos para el sistema financiero, dice el informe.