Diario Vasco

Houston , 11 nov .- La crisis de juego que sufren los Rockets de Houston continúo una jornada más con otra derrota, la segunda consecutiva, después de perder a domicilio por 96-89 ante los Spurs de San Antonio, en el partido que jugaron sin el alero estrella Carmelo Anthony, baja por enfermedad y con problemas de adaptación.

Aunque Anthony no jugó, los Rockets y el 10 veces All-Star mantienen conversaciones de cara a definir cuál es el mejor papel que puede tener dentro de la plantilla de cara a asegurar que pueda seguir con el equipo hasta que concluya la temporada.

Tras la derrota sufrida en San Antonio, el entrenador de los Rockets, Mike D'Antoni, dijo que, sobre Anthony, el único que podía responder a todas las preguntas era el gerente general Daryl Morey.

"Mi única intención y responsabilidad es intentar que el equipo gane partidos", destacó D'Antoni. "Estoy seguro que Morey podrá contestar a todo lo relacionado con la presencia de Anthony dentro del equipo, porque a mí no me corresponde", señaló.

Cuando se le preguntó qué papel ve para que Anthony avance en su integración con el equipo, D'Antoni definió el trabajo del veterano jugador como "genial".

"Lo que estaba haciendo con el equipo ha sido genial porque ha cumplido con la misión de reforzar la posición del número 4", valoró D'Antoni.

Anthony, de 34 años, firmó un contrato mínimo de una temporada y 2,4 millones para veteranos con los Rockets tras acordar una compra con los Atlanta Hawks antes del inicio de la temporada.

Los Rockets serían responsables de pagarle a Anthony el contrato si el equipo decidiera renunciar a él.

Houston está buscando respuestas durante lo que ha sido un comienzo lento de la temporada en la ofensiva y la defensa.

Anthony y los Rockets estaban entusiasmados tras la reunión con D'Antoni en la pretemporada, pero tanto el jugador como el equipo, que tuvo lesiones y perdió a varios profesionales claves como agentes libres, no han respondido a las expectativas creadas en lo que va de competición.

La pasada temporada, los Rockets (4-7) tuvieron el mejor ataque de la NBA, pero en la actualidad ocupan el puesto número 26 entre los 30 equipos que compiten en la liga.

El último partido que Anthony disputó fue el pasado jueves cuando los Rockets se enfrentaron a su exequipo de los Thunder de Oklahoma City y perdieron por 98-80, sin que su aportación de dos puntos (falló 10 de 11 tiros de campo), ayudase.

En la presenta campaña, Anthony tiene un promedio de 13,4 puntos; 5,4 rebotes y un 40 por ciento de acierto en los tiros de campo.

Promedios inferiores a los que consiguió la pasada temporada que fueron de 16,2 puntos y 5,6 rebotes, los peores de su brillante carrera profesional, que inició con los Nuggets de Denver, siguió con los Knicks de Nueva York y Thunder antes de llegar a los Rockets.