Diario Vasco

Saná/Riad, 11 nov (EFE).- El ministro de Información del Gobierno de los rebeldes yemeníes hutíes, Abdelsalam Yaber, ha desertado del Ejecutivo y ha huido a Arabia Saudí, en medio de una ofensiva de las fuerzas yemeníes en la provincia de Al Hudeida, dominada por los insurgentes.

"Estoy trabajando para devolver la legitimidad a la patria", aseguró hoy Yaber en una accidentada rueda de prensa en Riad transmitida por la televisión saudí Al Arabiya, que cortó la señal en directo cuando una persona le arrojó un objeto al político.

"Estos son los medios de comunicación de los hutíes", espetó el responsable tras levantarse para abandonar el lugar.

"Fuimos obligados a trabajar para el Gobierno" de los rebeldes, indicó al principio de la rueda de prensa, cuando añadió que los hutíes están "en sus últimos días" ya que "la situación está lista para la liberación del Yemen", según Yaber, que fue nombrado el pasado 1 de enero como ministro de Información en el Gobierno insurgente.

Tras la huida de Yaber y su familia a Riad, el movimiento de los rebeldes designó a Daifullah al Shami como nuevo ministro de Información, informó hoy la agencia de noticias Saba, controlada por los hutíes.

La decisión fue tomada por el presidente del Consejo Supremo Político, el principal órgano ejecutivo de los rebeldes yemeníes hutíes en Saná, Mahdy al Mashat, que no explicó que el cambio de titular se deba a la deserción del ministro hutí.

Al Shami presidía la agencia estatal Saba desde 2015 en Saná, controlada por los hutíes desde finales de 2014.

La deserción se produce en medio de una ofensiva de las tropas yemeníes, apoyadas por la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, contra la ciudad de Al Hudeida, en el oeste del Yemen.

Las fuerzas yemeníes avanzan cada día en la campaña militar y ayer arrebataron a los hutíes el segundo hospital más importante de Al Hudeida y se han situado cerca del puerto de la urbe, el principal del Yemen.

La ofensiva gubernamental contra Al Hudeida dio comienzo el pasado junio, pero se detuvo durante varias semanas para dar una oportunidad a las consultas de paz entre las dos partes beligerantes con mediación de la ONU, que finalmente no se produjeron, y los combates se reanudaron en septiembre.

Al Hudeida está controlada por los hutíes desde finales de 2014, y en la urbe se encuentra el principal puerto del país, por donde llegan al país el 80 % de los suministros y ayuda humanitaria, por lo que es de vital importancia para la población.

Los hutíes expulsaron de Saná en septiembre de 2014 al Gobierno del presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, reconocido internacionalmente.

La coalición árabe, que ha admitido ataques en los que han muerto decenas de civiles, intervino en el conflicto en marzo de 2015, momento en el que se recrudeció la guerra que ha causado la peor crisis humanitaria del mundo, según la ONU.