Diario Vasco

Zaragoza, 11 nov (EFE).- La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal dedicada al cultivo de marihuana al aire libre en una operación que ha culminado con cuatro detenciones y la intervención de 950 plantas, 400 kilos de cogollos sin hojas y material para cultivo, recolección y acondicionamiento de la hierba.

Tres de los detenidos son origen albanés, con edades comprendidas entre los 22 y 24 años y antecedentes en Europa por delitos de tráfico de marihuana, y el cuarto es un español, de 25 años, al que igualmente le constan antecedentes por tráfico de drogas en España, informan fuentes del instituto armado en una nota de prensa.

La plantación se encontraba en una zona muy abrupta y de difícil acceso de la Hoya de Huesca, donde se localizó una caseta de campo y en una parcela anexa las 950 plantas de marihuana y los 400 kilos de cogollos.

También disponía de un sofisticado sistema de riego, así como de un secadero con 150 kilos de cogollos de marihuana, sin hojas, en proceso de secado y tratamiento para la venta.

Junto a la plantación se localizaron dos precarias cabañas, construidas con plásticos, con colchones en su interior, donde los supuestos autores permanecían durante varios días para poder tener el control sobre el cultivo y evitar ser vistos por la zona, ya que el lugar se encuentra muy retirado y únicamente acceden hasta allí personas que ya lo conocen previamente.

Las investigaciones de la denominada Operación Venandi se niciaron a comienzos del mes de octubre cuando agentes del Seprona observaron movimientos sospechosos de actividad en una zona especialmente abrupta y con numerosa vegetación, por lo que se pasó esta información a la Unidad Orgánica de Policía Judicial, cuyos investigadores localizaron la caseta de campo y, poco después, la plantación cercana a ésta, oculta por la vegetación existente en el lugar.

Se han realizado además dos registros domiciliarios y otro más en un local comercial, donde se han encontrado efectos para el cultivo, secado y tratamiento de los cogollos, documentación e indicios que acreditarían el tráfico ilícito de la sustancia estupefaciente.

En el operativo ha participado personal de la Unidad Orgánica de Policía Judicial, del Seprona, de la unidad canina y de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca.

Las diligencias instruidas han sido remitidas al Juzgado de Instrucción número tres de Huesca que ha decretado prisión para tres de los acusados y libertad con cargos para otro de ellos.