Diario Vasco

Sevilla, 11 nov (EFE).- El abogado Pablo Jiménez de Parga, que representa al expresidente andaluz Manuel Chaves, abrirá mañana el turno de las defensas de los 21 ex altos cargos de la Junta juzgados en la pieza política del caso ERE, en el que expondrán sus informes finales que piden la libre absolución.

El letrado de Chaves, que se enfrenta a diez años de inhabilitación por un delito continuado de prevaricación, será el primero en intervenir, siguiendo el orden que las defensas han mantenido en el juicio, aunque se prevé que en este caso no consuma una sesión completa.

El siguiente en intervenir debería haber sido el abogado José María Mohedano, que defiende al expresidente José Antonio Griñán y al exdirector de Presupuestos Antonio Lozano, pero pidió retrasar su turno al padecer una conjuntivitis que le impide leer, por lo que el tribunal aceptó posponer sus informes, que prevé consumirán unas tres horas cada uno.

Por tanto, tras el abogado de Chaves intervendrá Alfonso Martínez del Hoyo, que defiende al exconsejero de Empleo Antonio Fernández, acusado de prevaricación y malversación y para quien, tanto la Fiscalía como la acusación popular del PP-A, solicitan 8 años de prisión y 30 de inhabilitación.

El informe final preparado por su letrado se prevé largo, por lo en el caso de comenzar a leerlo el lunes probablemente continuará el martes.

El orden en el que continuarán las defensas es el siguiente: el abogado de Magdalena Álvarez, el de Carmen Martínez Aguayo, la letrada de Francisco Vallejo, el de José Salgueiro, el de Jesús María Rodríguez Román, el de Agustín Barberá, la defensa de Javier Guerrero, Juan Francisco Sánchez, Lourdes Medina, Javier Aguado, Juan Márquez, Jacinto Cañete, Miguel Ángel Serrano, Manuel Gómez, Francisco del Río, Gaspar Zarrías y José Antonio Viera.

Todos ellos defenderán la inocencia de sus clientes.

Argumentarán la legalidad del sistema por el que se concedían y pagaban las ayudas sociolaborales y a empresas en crisis o el desconocimiento de la gestión de las mismas por parte de sus defendidos, su falta de competencias y la inexistencia de alertas de la Intervención que les obligara a actuar.

La previsión es que la intervención de los veinte letrados se extienda durante lo que queda de mes, cumpliéndose así el calendario previsto por el tribunal de acabar el juicio a final de noviembre.