Diario Vasco

Las Palmas de Gran Canaria, 10 nov (EFE).- El Herbalife Gran Canaria, que acusó un balón físico y mental en el último cuarto tras su reciente partido de Euroliga, no pudo festejar con un triunfo en el derbi regional su partido número mil en la máxima categoría del baloncesto español ante un Iberostar Tenerife superior (77-91).

El encuentro no pudo comenzar peor para el Gran Canaria, no tanto por el hecho de que el Tenerife tomase una ligera ventaja en el marcador, sino porque Pasecnkis, que sufrió varios resbalones, se cargó muy pronto con dos faltas y tuvo que ser sustituido por Balvin.

El conjunto tinerfeño de Txus Vidorreta, muy intenso en defensa, fue ampliando su ventaja y, tras una canasta de Iverson, se situó con 4-12, por lo que Salva Maldonado pidió tiempo muerto y se escucharon los primeros pitidos de los aficionados.

El Gran Canaria reaccionó con un parcial de 7-1 y se puso a solo dos abajo (11-13), y provocó la positiva reacción del graderío, aunque finalmente el Tenerife concluyó el cuarto con una importante ventaja (14-22).

Xavi Rabaseda adquirió el protagonismo al comenzar el segundo cuarto con dos triples consecutivos que volvieron a meter a su equipo en el partido (20-22) y poco después el Herbalife igualó a 27.

Sin embargo, el Tenerife se mostró muy efectivo desde la línea de tres y Maldonado volvió a parar el choque con 33-42.

La reacción del conjunto local no se hizo esperar y con un 7-0 apretó el electrónico y llevó a Vidorreta a detener nuevamente el encuentro, con 40-42, y posibilitar que su equipo se recuperase y llegase al descanso seis puntos arriba (43-49).

Los locales llegaron a ponerse a dos en el inicio del tercer cuarto, pero el Tenerife volvió a alejarse y conservó la ventaja de seis puntos en el ecuador de este período, en el que a los grancanarios les costaba anotar, por lo que Maldonado puso en pista a Eriksson, su mejor tirador.

Un triple del sueco provocó la locura en el Gran Canaria Arena (57-58), pero Bassas, justo a continuación, enfrió los ánimos con otro tiro de tres y el Iberostar impidió acercarse al Herbalife, que se fue al último cuarto con 60-65 tras un triple fallado por Evans sobre la bocina y además con Pasecniks con cuatro faltas.

Una canasta de tres puntos de Gillet castigó el desacierto de cara al aro de los locales al empezar el cuarto definitivo (60-68), y el Tenerife metió la directa hasta situarse 13 arriba a 6.32 (60-73).

El tiempo muerto de Maldonado sirvió para que la hinchada grancanaria expresase nuevamente su enfado con su equipo, que no encestaba y se veía superado en el rebote, y a falta de 5 minutos para el término del derbi ya se vislumbró la victoria del Tenerife.

Al término del choque, el público despidió a su equipo con aplausos, tras hacerlo poco antes con una sonora pitada a Maldonado, mientras que el Tenerife festejó con sus seguidores la incontestable victoria.

- Ficha técnica:

77 - Herbalife Gran Canaria (14+29+17+17): Hannah (11), Strawberry (16), Evans (2), Tillie (3) y Pasecnkis (5) -quinteto inicial-, Oliver (4), Eriksson (11), Balvin (12), Paulí (-), Rabaseda (13) y Báez (12).

91 - Iberostar Tenerife (22+27+16+26): San Miguel (9), McFadden (8), Beirán (4), Abromaitis (20) e Iverson (15) -quinteto inicial-, Staiger (7), Brussino (6), Bassas (15), Saiz (2), Bonde Sturup (-) y Gillet (5).

Árbitros: Jiménez, Perea y Zamorano. Eliminado por personales Saiz (m. 34) y Hannah (39).

Incidencias: Partido disputado en el Gran Canaria Arena ante 6.482 espectadores, entre ellos un centenar de aficionados tinerfeños. La ACB, por medio de su presidente Antonio Martín, entregó una placa al club grancanario al cumplir mil partidos en la máxima categoría y el Iberostar Tenerife también entregó un presente. De igual forma, varios jugadores históricos de la entidad y los expresidentes recibieron un reconocimiento en el descanso.