Diario Vasco

Zaragoza, 10 nov (EFE).- El Tecnyconta Zaragoza, fortalecido moralmente tras la victoria en la complicada pista del Iberostar Tenerife la pasada jornada, inicia este domingo ante el Movistar Estudiantes un grupo de partidos contra rivales directos por la permanencia.

A pesar de que la plantilla del conjunto 'rojillo' todavía se encuentra en fase de acoplamiento dado que es completamente nueva con respecto a la pasada temporada y a que continúa con el problema añadido de que algunos de los jugadores clave arrastran problemas físicos desde el comienzo de la competición, ha sabido saldar un tramo complicado con un balance positivo.

Pese a haberse medido en las siete primeras jornadas, en las que además ha jugado cinco partidos fuera de casa, a equipos tan potentes como el Kirolbet Baskonia, Barcelona Lassa, Unicaja e Iberostar Tenerife, ha conseguido un aceptable balance de tres victorias y cuatro derrotas, con especial mérito en el triunfo de la anterior jornada en terreno canario.

Ahora, el conjunto que entrena Porfirio Fisac buscará sumar la mayor cantidad de triunfos posible, comenzando ante el conjunto colegial, para lograr su primer objetivo que es conseguir la permanencia cuanto antes sin pasar los apuros de campañas precedentes.

De hecho, y a pesar de que el balance se puede considerar positivo, la realidad es que está tan solo con una victoria de ventaja sobre la zona de descenso y que necesita seguir sumando triunfos para alejarse cuanto antes del precipicio.

Para lograrlo, el equipo aragonés deberá mostrar su mejor versión y, como hizo en San Cristóbal de La Laguna, extender los buenos momentos de juego que había mostrado en otros encuentros hasta el final para llegar al mismo con opciones de victoria.

Otro de los caballos de batalla del Tecnyconta es rebajar el número de puntos recibido ya que, una jornada más, el conjunto zaragozano es el que tiene la peor defensa de la competición con una media de 87,71 puntos encajados por encuentro.