Diario Vasco

Barcelona, 10 nov (EFE).- La Basílica de la Sagrada Familia ha acogido hoy el acto litúrgico de beatificación de 16 mártires de la archidiócesis de Barcelona que fueron víctimas de la persecución religiosa en 1936 y 1937, ha informado hoy la diócesis barcelonesa.

El cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos de la Santa Sede, ha presidido este mediodía la ceremonia, que ha sido concelebrada por el cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, el cardenal Lluís Martínez Sistach, arzobispo emérito de Barcelona, y los dos obispos auxiliares de la archidiócesis, Sergi Gordo y Antoni Vadell.

Esta causa aprobada por el papa está compuesta por nueve religiosos de la Congregación de San Pedro ad Víncula, tres religiosas de la Congregación de Hermanas Capuchinas de la Madre del Divino Pastor, una religiosa de la Congregación de Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones y tres laicos protectores de los religiosos de San Pedro ad Víncula.

El cardenal Angelo Becciu ha señalado en su homilía que "en los beatos que hoy celebramos, la Iglesia reconoce un modelo a imitar", y ha añadido que "estos testigos de la fe vivieron con generosidad y coraje los valores de la vida religiosa, lo que provocó el ensañamiento de sus perseguidores".

Becciu ha concluido su homilía afirmando que "la gloria de los mártires permanece, mientras que los regímenes de persecución pasan".

El cardenal Omella ha agradecido al cardenal Becciu "por habernos visitado y haber traído a nuestra tierra la alegría de dieciséis nuevos mártires".

El proceso de beatificación se intensificó al principio de siglo, y por orientaciones diocesanas y vaticanas se unieron en la causa las tres congregaciones indicadas y los fieles laicos.