Diario Vasco

León, 10 nov (EFE).- El consejero delegado y director general de la empresa distribuidora Toriodis (E-Leclerc León), Manuel Rilo Dopico, ha recibido esta noche el premio Círculo de Oro 2018, distinción con la que ha sido reconocido por la junta directiva del Círculo Empresarial Leonés (CEL) por su trayectoria profesional.

Toroidis S.L emplea a 160 trabajadores y ocupa el puesto 21 en el escalafón empresarial de León con una facturación de más de 40 millones de euros

En la gala de premios también se han entregado las cuatro distinciones empresariales concedidas este año a Integra Media Digital, como empresa innovadora; Ana Belén Martínez, propietaria y gestora de la empresa Presta! Alquiler de Vehículos, como joven empresaria; Robher Asesores, a la expansión territorial, y a Cáritas Diocesana de León por su labor en economía social.

Con el premio al consejero delegado de Toriodis, el CEL ha querido reconocer y agradecer su "extraordinaria y rigurosa labor empresarial" a lo largo de los 18 años que lleva asentado en León junto a su esposa y socia, María del Carmen Prieto Pita, encargada de la gestión de compras de combustible y servicios generales.

Rilo, nacido en Ferrol (A Coruña) el 29 de marzo de 1956, estudió Formación Profesional en la localidad gallega, en la rama de delineación industrial, y en su historial laboral ha realizado todo tipo de trabajos relacionados con la venta, aunque también se incorporó como interino en la Seguridad Social en el Régimen Especial del Mar, donde estuvo cuatro años.

En 1986 inició su experiencia en el ámbito de las grandes superficies comerciales con Alcampo, para en 1992 incorporarse a la cooperativa Eroski, que le contrató para iniciar su proyecto de expansión fuera del País Vasco.

En el año 2000 recibió la propuesta de E-Leclerc de dirigir su centro en León, como director general y consejero delegado de Toriodis, S.A. y tras una década dirigiendo y gestionando el hipermercado, adquirió en 2010, junto a su mujer, las acciones de la empresa y entraron como accionistas de referencia en Toriodis, S.L.

Tras recoger el galardón, Rilo ha afirmado sentirse "emocionado y complacido" por el reconocimiento que se hace a su trayectoria profesional y al trabajo realizado en León después de 18 años de actividad.

Ha tenido un emocionado recuerdo para su familia y ha agradecido el apoyo de su mujer, y el sacrificio de sus hijos cambiando de ciudad y de amigos, que "ha sido determinante".

"Personas como yo hay muchas, empresas como la mía también hay muchas con esas mismas ganas, con el compromiso, con la formación, con el esfuerzo, con el trabajo y con esa misma ilusión. Es por ello, que debemos empezar a dignificar a las buenas empresas y a los buenos empresarios, que son la mayoría", ha recalcado.

"Salen a diario de su casa a pelear por el día a día junto con sus trabajadores, en la mayoría de los casos casi como compañeros de trabajo, como uno más, realizando los mismos trabajos y sufriendo las mismas vicisitudes", ha agregado.

También ha expresado su agradecimiento al Movimiento cooperativo de E-Leclerc, "una de las mayores cooperativas de comerciantes independientes probablemente del mundo".

"Me ha dado la oportunidad de hacer una empresa como a mi me gusta que sea, sobre todo con un personal y con unos proveedores, que son compañeros de viaje y que hacen que nuestro futuro dependa de nosotros", ha explicado.

Finalmente, ha hecho un llamamiento a los emprendedores "que tanto necesita León para que se animen a realizar sus proyectos y fijar sus objetivos personales aquí, y que ellos también encuentren esos compañeros de viaje en sus equipos".

Por su parte, el presidente del CEL, Julio César Álvarez, ha valorado la trayectoria de Rilo así como de los reconocidos con las distinciones empresariales.

"Desde el CEL queremos reconocer y agradecer públicamente el trabajo bien hecho de las empresas leonesas y también para compartir algunos pensamientos e ideas que nos hacemos en el seno de la asociación y que quizá puedan ser motivo de reflexión o de debate", ha señalado.

Álvarez ha hecho suyas las palabras que pronunció hace unos días "uno de los mejores empresarios de este país", Francisco Roig: "Tenemos que salir del armario" y sentirnos orgullosos de ser empresarios".

"Sí, tenemos que salir del armario de la comodidad, de la apatía, de la indolencia, de la envidia y del individualismo y reivindicar la figura y la labor del empresario", ha recalcado.

Como presidente del CEL, Álvarez ha recalcado que una de sus responsabilidades es defender la actividad de los empresarios leoneses y poner en valor su trabajo.

"Lo llevamos haciendo desde hace 19 años, los que tiene nuestra asociación, y no hemos perdido ni el dinamismo ni el espíritu inconformista que nos caracteriza, porque realmente estamos convencidos de que, sin empresarios, la riqueza y el bienestar de la sociedad no serían posibles", ha agregado.