Diario Vasco

Beirut, 10 nov (EFE).- El presidente del Líbano, Michel Aoun, abogó hoy por encontrar una solución a la formación del Gobierno del país, paralizada desde hace seis meses por discrepancias entre los grupos parlamentarios por las carteras ministeriales.

"Se necesita valor y paciencia para lograr" la formación del Gobierno, "por lo que encontremos una solución ya que de lo contrario será una pérdida de tiempo", afirmó Aoun ante una delegación de obispos cristianos melquitas, según un comunicado de su oficina de prensa.

El Líbano es un mosaico de 18 comunidades religiosas y se rige por un sistema de reparto de poder en función de la confesión religiosa.

La Presidencia corresponde a un cristiano maronita, la jefatura del Gobierno a un musulmán suní y la del Parlamento, a un chií; a la vez los 128 escaños de la cámara se reparten en dos partes iguales de 64 diputados cristianos y 64 musulmanes

La formación cristiana fundada por Aoun, Corriente Patriótica Libre, junto a los cristianos de las Fuerzas Libanesas llegaron a un acuerdo con los grupos drusos para su presencia en los diferentes ministerios del Gabinete.

Sin embargo, el problema al que se enfrenta ahora el Ejecutivo es la de un grupo de ocho diputados suníes, a favor del partido libanés Hizbulá, que exigen que uno de sus miembros tengan una cartera.

El primer ministro libanés, Saad Hariri, designado el 24 de mayo para la formación de un nuevo Gobierno, rechaza la presencia de esos parlamentarios ya que no se presentaron de manera conjunta en las listas en las elecciones legislativas, celebradas el pasado 6 de mayo, las primeras en casi una década por la inestabilidad del país.

No obstante, Hizbulá insiste en que uno de esos ocho diputados suníes tiene que formar parte del Gobierno.

La última parálisis política que vivió el Líbano duró 18 meses en los que no hubo ningún presidente y que se terminó en noviembre de 2016 cuando se nombró a Hariri como candidato de consenso tras superar las desavenencias entre los grupos políticos.