Diario Vasco

Redacción deportes, 10 nov (EFE).- El ruso Vladimir Morozov volvió a acaparar los focos en la prueba de la Copa del Mundo de piscina corta que se disputa en Tokio, al ganar este sábado la final de los 100 libre por delante del vigente campeón olímpico, el australiano Kyle Chalmers.

Morozov, que el viernes igualó -50.26- su propio récord del mundo en los 100 estilos, confirmó el excelente estado de forma por el que atraviesa al firmar en la capital japonesa la tercera mejor marca mundial de todos los tiempos en el hectómetro libre con un crono de 45.16 segundos.

El nadador ruso completó los primeros 50 metros en un tiempo de 21.44, aventajó en 76 centésimas al estadounidense Blake Pieroni, segundo, y en 80 al australiano Chalmers.

Vladimir Morozov logró defender esa diferencia pese a la reacción final del campeón olímpico Kyle Chalmers, que fue reduciendo su desventaja hasta concluir con un tiempo de 45.78 en segunda posición, a 62 centésimas del nadador ruso.

Este triunfo ratificó la condición de Morozov de máximo favorito para alzarse con el oro en los mundiales de piscina corta que se celebrarán el próximo mes de diciembre en la ciudad china de Hangzhou.

En la competición femenina, la húngara Katinka Hosszu logró este sábado su tercera medalla en Tokio, tras sumar a los triunfos en los 100 estilos y los 200 mariposa del viernes, la victoria en los 400 estilos con un tiempo de 4:21.91.