Diario Vasco

Barcelona, 10 nov (EFE).- El expresidente de la Generalitat y senador autonómico José Montilla ha emplazado a los partidos independentistas a "tomar nota" de que la máxima "cuanto peor mejor" ha perjudicado a Cataluña, tras advertirles del riesgo de un gobierno de PP y Ciudadanos si hay nuevas elecciones.

En una entrevista en el programa "El Suplement" de Catalunya Ràdio, Montilla ha defendido que las formaciones independentistas deberían apoyar los presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez, dado que suponen "más recursos e inversión pública" para Cataluña, así como más capacidad de endeudamiento para esta comunidad.

En ese sentido, ha opinado que para aprobar los presupuestos Sánchez "debe mirar a las formaciones que le apoyaron en la moción de censura" y se ha mostrado convencido de que el presidente del Gobierno "es una persona persistente y lo volverá a intentar".

No obstante, ha advertido de que si la falta de presupuestos generales aboca a unas nuevas elecciones, hay riesgo de "un gobierno del PP y Ciudadanos", que, a su parecer, "no arreglará los temas pendientes que tiene Cataluña".

"Igual el independentismo piensa que es mejor que haya otro Gobierno", ha insistido el expresidente catalán, tras admitir que "siempre, en todas las casas, hay gente que piensa que cuanto peor mejor".

En opinión de Montilla, la gente de Cataluña que defiende esa máxima es "una minoría", pero ha llamado a "tomar nota" de lo sucedido últimamente, que, a su parecer ha demostrado que "con lo peor, no nos ha ido mejor".

El senador autonómico ha admitido que el hecho de que los líderes independentistas estén en prisión preventiva no contribuye a solucionar el conflicto catalán y, respecto a la posibilidad de que se les conceda un indulto en el futuro, ha opinado que "el Gobierno no puede renunciar a ninguna de las prerrogativas que tiene para intentar solucionar un problema que es político".

Asimismo, Montilla ha afirmado que el expresidente catalán Carles Puigdemont "perdió una gran oportunidad" cuando no convocó elecciones tras el 1-O, porque si lo hubiera hecho "no habría habido 155 de la Constitución ni estaría en el exilio", aunque ha reconocido que el Gobierno nunca dio garantías por escrito de ello.

Según Montilla, el PSOE había presentado una enmienda en el Senado, que habría salido adelante, que establecía que el 155 quedara en suspenso si el gobierno catalán convocaba elecciones.

Asimismo, el expresidente de la Generalitat ha calificado de "muy poco acertado e incluso ofensivo" las acusaciones de que los políticos independentistas presos disfrutan de privilegios en las cárceles catalanas, al tiempo que ha declinado aclarar si ha acudido a visitar a los internos, porque eso "no es relevante".

Respecto al rifirrafe de ayer entre los diputados de C's Carlos Carrizosa y el de ERC Ruben Wagensberg, Montilla ha opinado que es un "altercado" que le recuerda a "países con poca tradición democrática" y supone "un mensaje antipedagógico hacia la ciudadanía".