Diario Vasco

Sevilla, 10 nov (EFE).- El técnico del Sevilla, Pablo Machín, afirmó que en el partido de este domingo contra el Espanyol, en el que ambos equipos pugnan por la segunda plaza, quieren "demostrar que en casa" están "capacitados para ganar a cualquiera, incluso al Espanyol, aunque llegue en este gran momento".

En rueda de prensa, el entrenador soriano destacó este sábado que "es cierto que poca gente podría pensar que estos dos equipos podrían pelear por la segunda plaza a estas alturas de la Liga, quizás es más llamativo el caso del Espanyol después de una temporada que no fue todo lo buena que esperaban".

Al respecto, consideró que "suele pasar que los equipos que tienen capacidad, al año siguiente sí tienen buenos resultados", ya que, después de haber pasado un año discreto, los futbolistas, como están capacitados, "se exprimen para que no ocurra lo mismo y las cosas salen bien".

El preparador sevillista espera "un partido muy difícil" y añadió que el Sevilla es un equipo que obliga "a los rivales a cambiar cosas, y eso es siempre positivo", pero también es "motivante" para los adversarios.

"La clasificación (del Espanyol) dice que están teniendo muy buenos resultados, en casa están prácticamente inmaculados, fuera no tanto, pero seguro que nos lo van a poner muy difícil", recalcó Machín, que ha convocado a sus delanteros titulares que estaban lesionados, el francés Wissam Ben Yedder y el luso André Silva, a la espera de su evolución.

Explicó que este sábado, en una sesión "menos exigente", han podido trabajar con el grupo, "pero habrá que esperar la evolución hasta mañana" para saber si pueden reaparecer, algo que sí podrá hacer el medio francés Maxime Gonalons, ya recuperado de su lesión de peroné y que no viajó a Turquía para el choque del jueves por un proceso febril.

Preguntado por si le ha extrañado que el seleccionador español, Luis Enrique, no haya llamado a ningún jugador sevillista para los próximos compromisos internacionales, el soriano dijo que tiene "muy claro" que, si por él fuera, se llevaría "no a uno, sino más", porque "tienen calidad contrastada".

En cualquier caso, puntualizó que, "igual" que a él no le "gusta que nadie" le diga lo que tiene que hacer, "el seleccionador es él y hay que respetarlo; España tiene buenos futbolistas y un seleccionador que va a buscar siempre lo mejor para la selección".