Diario Vasco

Buenos Aires, 10 nov (EFE).- Los hinchas de River Plate desafiaron hoy a la lluvia que caía sobre Buenos Aires y acudieron en masa al banderazo para despedir al equipo a las puertas del Momumental, en las horas previas a que el partido se suspendiera definitivamente por la tormenta.

"River no tiene barrera, ni la lluvia, ni el viento ni nadie nos va a decir que no vengamos", dijo a Efe uno de los aficionados, Juan Fermín Rubio, que soportó el fuerte aguacero que cayó fuera del estadio, mientras los futbolistas y el cuerpo técnico almorzaban antes de la ida del primer Superclásico en una final de Copa Libertadores, que finalmente la Conmebol aplazó de manera oficial, según publicó en su cuenta de Twitter.

Alrededor de unas mil personas se concentraron en el puente anexo a una de las entradas de la cancha del 'Millonario', donde se disputará la vuelta de la eliminatoria, que está programada para el 24 de noviembre.

El primer partido estaba previsto para las 17.00 hora local (20.00 GMT) pero las inundaciones en la Bombonera y las inmediaciones provocaron la suspensión, y el encuentro se celebrará este domingo a las 16.00 hora local (19.00 GMT).

Los aficionados de River se concentraron en su propio estadio debido a que las finales se juegan sin visitantes por motivos de seguridad.

"Es un apoyo al equipo, ya que no podemos estar en la Bombonera, que sientan los jugadores el apoyo de toda la gente de River viniendo acá y en otros lugares también", afirmó el hincha Matías Ibarra.

Los aficionados entonaron cánticos en favor de su equipo, reclamaron la Copa Libertadores y le dedicaron varios temas a su máximo rival, Boca, mientras muchos de ellos se refugiaron en las puertas del estadio cuando la lluvia era más fuerte.

Sonia Ortiz, con la camiseta de River puesta, se preocupó esta mañana cuando miró al cielo: "¡se va a suspender, pensé!". Al final, se suspendió.