Diario Vasco

Sitges , 10 nov .- Alejandro Fernández, quien hoy se convertirá en nuevo líder del PP Catalán, ha reivindicado la "utopía serena y posible" de los populares para hacer frente a la "utopía separatista e izquierdista" en Cataluña, y ha hecho un llamamiento a un "rearme ideológico" con vistas al "posproceso".

El PPC celebra en Sitges (Barcelona) un congreso extraordinario en el que Xavier García Albiol cede el relevo a Alejandro Fernández como presidente del partido en Cataluña, un cónclave que se clausurará con la intervención del líder del PP, Pablo Casado.

En su discurso como candidato antes de la votación por parte de los compromisarios para ratificarle como nuevo líder, Fernández ha pedido iniciar una "batalla de las ideas", porque "las ideas del PP son más necesarias que nunca en Cataluña".

El portavoz parlamentario del PPC ha reivindicado las raíces de esas ideas, que "son las de los padres de Europa, las de los mejores políticos que ha tenido el continente y lo mejor de nuestra historia colectiva", y se ha preguntado: "¿Cómo es posible que esas ideas tengan tanta mala fama en Cataluña?".

"Es posible -ha proseguido- cuando Cataluña ha vivido una época de sobredosis de utopía, que acaba derivando en dosis de populismo. Hay dos populismos en Cataluña: la utopía separatista, que soluciona con la independencia problemas mucho más complejos. Y la utopía izquierdista de la CUP, que prometen en su programa un año sabático cobrando del erario público".

En contraposición, ha defendido los principios "serios" de "esfuerzo, civismo, orden, constancia, respeto a la propiedad privada, igualdad auténtica de oportunidades y respeto a los mayores" que representa el PP.

Una "utopía posible y serena, de la convivencia, la paz social, la estabilidad, la de todas las leyes, por imperfectas que puedan ser. Nuestra utopía es la de la genuina democracia", ha señalado.

Además, ha reivindicado la figura de la exprimer ministra británica Margaret Thatcher, la "hija del tendero" que "fue capaz de ser referente de los obreros" e imponerse a las "élites de hombres, millonarios y nobles". "Eso es la utopía de verdad y no pasarse un año sabático cobrando del erario público", ha insistido.

Como ha lamentado que el independentismo haya puesto su "foco" sobre jueces y monarquía, y precisamente en este sentido ha defendido que él es "monárquico" porque es español.

"Cada país y nación se explica de una manera distinta. Nuestra tradición, historia y acervo cultural se hace a través de la monarquía. Soy español y por eso soy monárquico. Por supuesto que hay republicanos que aman a su país y merecen todo mi respeto. Pero tendrán que coincidir en que hay muchos otros que utilizan el republicanismo como vía para destruir libertades", ha advertido.

Fernández ha avanzado que vendrán "meses muy duros" en Cataluña, porque "la herida del proceso continúa abierta", pero ha llamado a plantear en el partido un "rearme ideológico" y un "paquete atractivo de políticas públicas" para el "posproceso", aunque "a corto plazo no dé rendimiento electoral".

El dirigente ha recordado que se afilió al PP con 18 años y ha tirado de ironía al afirmar que se hubiera hecho de CDC si "hubiera querido formar parte del club de los poderosos"; del PSC para "ser concejal del área metropolitana a la primera"; de ICV para "ir de modernete enrollado"; o de la CUP para "cobrar del erario público".

"Pero nos hicimos del PP porque somos hombres y mujeres libres, no dependientes de nadie, no recibís subvenciones ni prebendas y gritáis: ¡soy español, catalán y del PP, que es lo mejor que se puede ser en esta vida!", ha afirmado Fernández, que aspira a liderar el PP porque le "va la marcha", ha admitido.