Diario Vasco

Londres 10 nov (EFE).- El serbio Novak Djokovic tiene al alcance de la mano acabar como número uno del mundo al final de la temporada por quinta vez, y el escenario ideal son las Nitto Finales ATP, que comienzan en el 02 Arena londinense este domingo, un anfiteatro que cumple diez años como sede de este torneo, en el que por primera vez en esta década no habrá un español en competición.

La lesión en el oblicuo interno abdominal y la posterior artroscopia en el tobillo derecho para extraer un cuerpo libre intraarticular desprendido ha obligado esta vez a Nadal a faltar a la cita final de año, que reúne a los ocho mejores de la temporada. Así, en la batalla por el número uno, Djokovic se queda solo.

Con la baja de Nadal y antes del argentino Juan Martín del Potro, debido a una fractura en la rodilla derecha (Shanghái), el torneo ha juntado a los más fuertes del 2018. En su nómina figuran cuatro que el año pasado faltaron a la cita; de ellos dos que regresan, Djokovic y Kei Nishikori, y dos que comparecen por primera vez: el estadounidense John Isner y el surafricano Kevin Anderson.

Pero la lucha parece centrarse, a priori, entre Djokovic y Roger Federer. Para el serbio sería genial acabar la temporada como número uno del mundo, después de ganar Wimbledon y US Open, y para Federer un triunfo en Londres, significaría redondear su cifra de títulos en 100.

Además de Nadal, faltan con relación al año pasado, el búlgaro Grigor Dimitrov, que no podrá defender su corona, el belga David Goffin, finalista en esa misma edición, y el estadounidense Jack Sock, semifinalista también en 2017.

Djokovic ha levantado ya el trofeo en cinco ocasiones, cuatro de ellas consecutivas (2008, en Shanghái, y 2012-13-14-15 en Londres). Será su undécima participación con un total de 31 victorias y 11 derrotas, y llega después de haberse perdido la del año pasado cuando quedó fuera de los ocho primeros (acabó el 12).

Nishikori acude a Londres por cuarta vez, donde ha sido semifinalista dos veces (2014 y 2016), con un balance de 4-7. En su caso y como el de Belgrado, su ránking final del 2017 (22) le impidió sacar entonces el billete para Londres.

Los dos nuevos en la cita londinense, Isner y Anderson, son dos jugadores que rebasan la treintena pero que en el último tramo de su carrera han tenido premio a su constancia.

Con 33 años, John Isner, actuará por primera vez en el certamen, convirtiéndose en el tercer jugador de mayor edad, por detrás del australiano Ken Rosewell (36 años) y del español Andrés Gimeno (35 años) en competir en este torneo. Lo hará además con la vitola de ser jugador 'top ten' a final de año, por primera vez.

Un año menos tiene Anderson, finalista este año en Wimbledon, que se ha convertido en el héroe surafricano al ser el primero de esta nacionalidad en reservar plaza en el torneo desde hace 23 años (Wayne Ferreira en 1995, cuando el torneo se disputó en Fráncfort).

Los dos novatos del torneo compiten en grupos diferentes. Isner lo hará en el denominado 'Guga Kuerten', junto con Djokovic, el alemán Alexander Zverev y el croata Marin Cilic, y Anderson formará en el 'Lleyton Hewitt', con el suizo Roger Federer, el austríaco Dominic Thiem y Nishikori.

También los dos suplentes, el ruso Karen Khachanov y el croata Borna Coric, son nuevos en estos puestos, y en ambos casos los dos lo han logrado gracias a su mejor clasificación en la historia, en lo puestos 11º y 12º, respectivamente.

Khachanov llega tras ganar el Masters 1.000 de París (4º título) y acabar allí con la racha de Djokovic de 22 victorias en el circuito en 87 días. Coric ha ganado este año en Halle, ha sido finalista en Shanghái y semifinalista en Indian Wells.

La baja de Nadal ha propiciado que Djokovic y Federer no puedan compartir grupo y solo puedan cruzar golpes en semifinales o final.

Federer, campeón del torneo seis veces (2003-04-06-07-10-11) ha participado en 16 ocasiones, con un balance de 55-13, pero no ha ganado el torneo desde hace siete años, y ha perdido las tres últimas que ha disputado: 2012, 2014 y 2015, todas contra Djokovic.

Con 1.500 puntos como recompensa al campeón invicto, y un suculento cheque de 2.712.000 dólares. Federer tiene a tiro también superar a Nadal en el puesto de número dos a final de año, pero al campeón del Abierto de Australia de 37 años, puede pesarle haber jugado dos torneos consecutivos como Basilea, donde se coronó campeón por novena vez, y luego en París, donde alcanzó las semifinales.

Junto a ellos, aparece la ambición de Alexander Zverev, que logró 55 victorias en 2017 y está a una sola de igualar esta marca este año, y la presencia del croata Marin Cilic, al que no se le ha dado nunca nada bien este torneo de fin de año.

Cilic tiene, a continuación de Londres, una cita más que sabrosa: la final de la última Copa Davis con el formato tradicional, contra Francia y en Lille, con cambio de pista y paso de rápida a tierra en el pabellón cubierto del estadio Pierre Mauroy.