Diario Vasco

Madrid, 10 nov (EFE).- Diego Costa, de vuelta al once del Atlético de Madrid, compite este sábado de nuevo contra su peor racha en la Liga, 17 partidos sin marcar gol, frente al Athletic, que bordea el descenso y enlaza diez jornadas sin ganar, a una solo de su serie más larga sin vencer en 88 cursos en Primera División.

El atacante regresa después de tres partidos de baja y sólo un entrenamiento con el grupo en las últimas dos semanas para formar el ataque junto a Antoine Griezmann, el ídolo de Manu Oppenheimer, un niño argentino de 9 años al que una enfermedad bacteriana dejó sin las dos piernas y una mano a los 18 meses y que presenciará el partido desde el palco invitado por el Atlético, tras llegar el viernes a Madrid en un vuelo procedente de Buenos Aires.

Hace meses, un vídeo suyo practicando atletismo con sus dos piernas ortopédicas y saltando unas pequeñas vallas con la equipación rojiblanca llamó la atención de Griezmann y otros futbolistas del club madrileño. Su sueño de presenciar un partido en el Wanda Metropolitano será este sábado ya una realidad.

Enfrente, el Athletic, con el respaldo el miércoles de Josu Urrutia, presidente del club, al técnico Eduardo Berizzo, necesita un giro en los resultados. Ya encadena diez jornadas sin ganar, al borde de igualar su peor racha en ese sentido, once encuentros, de sus 88 temporadas en Primera División, mientras el descenso acecha.

Sus precedentes recientes con el Atlético no son prometedores. De sus 16 enfrentamientos frente a ese rival desde que lo dirige Diego Simeone, sólo ha ganado una vez, el 27 de enero de 2013 en San Mamés. El resto se resumen en trece derrotas y dos empates. Sólo ha puntuado en uno de sus últimos siete choques con ese adversario.

Por delante, 90 minutos de un 'clásico' de la Liga, ya por su enfrentamiento número 163. En los 162 precedentes, el Atlético logró 73 victorias por 60 del Athletic. Además, hubo 29 empates. En terreno madrileño, con 81 duelos ya disputados, el equipo local venció 48, empató 14 y perdió 19, la última vez un 0-2 en 2011.