Diario Vasco

Londres, 10 nov (EFE).- El noruego Magnus Carlsen, que dejó escapar este viernes sus opciones de triunfo con negras en la primera partida del Mundial contra Fabiano Caruana, no tuvo la menor esperanza de victoria con blancas en la segunda, que también acabó en tablas, después de 49 movimientos.

El marcador del encuentro, que se disputa al mejor de doce partidas, está igualado a un punto después de dos empates. Este domingo es jornada de descanso, y el lunes el campeón Carlsen volverá a jugar con negras, en la tercera partida.

Los dos Grandes Maestros volvieron a sentarse frente al tablero apenas diecisiete horas después de firmar las tablas en la maratoniana primera partida, que, con 115 movimientos durante siete horas, se quedó a 10 jugadas del récord en la historia del Mundial (quinta del Kárpov-Korchnoi de 1978).

En sus enfrentamientos anteriores ninguna partida había superado las 100 jugadas, pero Carlsen, en un final de tablas objetivas, prolongó la batalla artificialmente en el juego inaugural con la esperanza de que Caruana, debutante en Mundiales, cometiera un error fatal. Pero no ocurrió: el aspirante jugó con precisión en los apuros de tiempo y respiró después de haberse visto casi perdido.

Carlsen abrió este sábado el juego con 1.d4 y la partida siguió con un gambito de dama. El campeón evitó la defensa Petroff, favorita de Caruana, que sin pensárselo demasiado se desvió de la línea principal con 4... Ae7 y obligó a pensar mucho al campeón con 10...Td8.

Si en la primera partida Caruana se vio apremiado por el reloj casi desde la apertura, en este segundo juego pareció tenerlo todo bien meditado, dejando que fuera el campeón quien consumiera tiempo (le quedaban 40 minutos para 25 movimientos antes del control).

El estadounidense provocó una mala estructura de peones en el campo adversario pero el intercambio de piezas abocó a un final equilibrado con dama, torre, alfil de casillas blancas y seis peones por bando.

Consciente de su ligera inferioridad, Carlsen eludió posiciones dinámicas para buscar las tablas en un final más seguro.

Caruana, que el viernes sufrió con blancas un duro acoso antes de firmar las tablas en la primera partida, recupera la confianza al empatar fácilmente la segunda con negras antes de llegar a la primera jornada de descanso.