Diario Vasco

Bilbao, 10 nov (EFE).- El director de Amnistía Internacional (AI) España, Esteban Beltrán, ha afirmado hoy que en España se ha retrocedido durante los últimos años en derechos fundamentales como el de libertad de expresión, así como en el trato a los migrantes y a los refugiados.

"Desde la aplicación de la 'ley mordaza' hay 80 multas diarias por delitos de desobediencia a la autoridad y faltas de respeto a la Policía", ha asegurado Beltrán en una entrevista con Efe en la que también ha lamentado el aumento de denuncias por enaltecimiento del terrorismo de grupos que ya no están en activo.

Beltrán, que ha participado en Bilbao en un Congreso Internacional de Derechos Humanos, ha resaltado la importancia de reformar esta ley, que según afirma "intenta dar cobertura legal a prácticas prohibidas como son las devoluciones en caliente o las exprés".

Ha criticado la devolución de personas a Marruecos en Ceuta y en Melilla, ya que estas personas son entregadas a un país "inseguro", poniendo en "riesgo" a los migrantes.

Desde AI piden que se revise cada caso individualmente, y no se lleve a cabo sin la presencia de jueces como se está haciendo en estos momentos, una práctica ilegal a juicio de la organización.

A finales de octubre, fueron 79 los migrantes devueltos a Marruecos utilizando de nuevo el Acuerdo de Readmisión entre España y Marruecos de 1992. AI ha pedido que se suspenda este acuerdo y que no vuelva a usarse hasta que se revise y garantice que este país respeta plenamente los derechos humanos de los migrantes.

En cuanto a la situación de los refugiados, Beltrán ha recordado que tanto España como Europa no están "acogiendo lo que deberían", y ha pedido que "cumplan con sus obligaciones".

El Tribunal Supremo ya condenó en julio de este año a España a tramitar las solicitudes de asilo pendientes de refugiados procedentes de Grecia e Italia, puesto que solo había cubierto un 12,85 % del cupo de 19.449 personas asignadas por la Unión Europea (UE).

Respecto a la situación actual de los Derechos Humanos, Beltrán se ha mostrado preocupado porque "por primera vez gobiernos elegidos democráticamente cuestionan que todos los seres humanos sean iguales".

Ha criticado que en ciertos país se "demoniza" a determinados sectores de la sociedad, "como el gobierno húngaro a los inmigrantes, Trump a las mujeres y mexicanos o Rusia a la comunidad LGTBI".

Esto "implica que hay humanos e infrahumanos", algo que "es peligroso", ya que el respeto a los derechos humanos "es lo que en verdad da estabilidad a las sociedades".

Respecto a la situación en Cataluña, Beltrán ha insistido en pedir la libertad de los líderes soberanistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart al considerar que sus actos "están amparados por los derechos a la libertad de expresión y de reunión".

"No hay justificación alguna para mantenerlos en prisión" ni para condenarlos por sedición, ha indicado Beltrán.

Al mismo tiempo, ha resaltado que hay una diferencia con otros independentistas en prisión, como Oriol Junqueras y Joaquim Forn, puesto que ambos eran funcionarios públicos. A la situación de estos dos últimos se ha referido diciendo que espera que "puedan tener un juicio justo" y se revise la prisión preventiva.

En ambos casos, Amnistía Internacional no los considera presos políticos porque "no es una definición internacional", y tampoco presos de conciencia, ya que "no están detenidos por sus ideas, sino por sus actos".

Respecto a la venta de armas a Arabia Saudí, para el director de AI lo "esencial" es que la UE tome una posición común y "suspenda la venta de armas a este país hasta que se pueda garantizar que no se usarán contra la población civil".

También ha pedido una investigación "imparcial e independiente" de Naciones Unidas para esclarecer las circunstancias en las que falleció el periodista saudí Jamal Khashoggi.

"Arabia Saudí es un país que golpea a sus disidentes desde hace muchos años, y ha habido un aumento de la represión", ha concluido.