Diario Vasco

Barcelona, 10 nov (EFE).- Apenas 48 horas después de sumar el cuarto triunfo consecutivo en la Euroliga en Moscú, el Barcelona Lassa regresa este domingo (19.30 horas) a la Liga Endesa con el objetivo de mantener la fiabilidad en la visita del UCAM Murcia al Palau Blaugrana.

Llega el equipo entrenado por Svetislav Pesic en un momento de confianza óptimo después de encadenar cuatro triunfos seguidos en la máxima competición europea, algo que no había conseguido en los últimos tres cursos.

Anoche en Moscú ante el Khimki (80-87), el Barça demostró que está en un momento dulce, con un triunfo coral en el que el colectivo se impuso al acierto exterior del equipo moscovita.

Después de que en la última jornada sumara la primera derrota de la temporada en la Liga Endesa contra el Montakit Fuenlabrada (79-73), el de mañana se prevé un partido de entreguerras.

Con tres desplazamientos consecutivos en el horizonte -Zalguiris Kaunas, Movistar Estudiantes y Panathinaikos-, contra el UCAM, Pesic tiene una buena oportunidad para dar descanso a algunos de sus jugadores clave y probar con los menos habituales como Artem Pustovyi o Roland Smits.

Más aun si se tiene en cuenta el balance del equipo murciano, decimocuarto clasificado con un balance de 2 victorias y 4 derrotas, a lo que se suman las estadísticas como visitante en el Palau Blaugrana.

El UCAM suma 18 derrotas en los 19 partidos que ha jugado en Barcelona. Su única victoria en el Palau fue el curso pasado (94-97).

Colíder junto al Real Madrid y el Baskonia con un balance de 6-1, el conjunto catalán vive uno de los mejores momentos de las últimas tres temporadas y parece que el segundo proyecto de Pesic va encontrando el camino de la regularidad.

La clarividencia del base Kevin Pangos, la jerarquía del ala-pívot Chris Singleton y la regularidad en la zona de Ante Tomic han situado al Barcelona, de nuevo, en el selecto club de los ocho primeros de la Euroliga.

Si se tienen en cuenta las estadísticas, ante el UCAM se prevé un duelo desigual. El Barcelona, tercera mejor defensa de la competición, se verá las caras con el peor ataque, con una media de 70 puntos por partido.

No obstante el conjunto murciano, situado en la zona baja de la clasificación, se ha convertido en el cuarto equipo que menos puntos recibe (77 por partido), justo por detrás del Barcelona.