Diario Vasco

Valladolid, 9 nov (EFE).- Los yacimientos rupestres de Siega Verde-Foz Côa, entre Salamanca y Portugal; Altamira, en Cantabria, y Lascaux, en Francia, catalogados como patrimonio de la Unesco, se ha unido hoy para trabajar en su promoción y conservación.

Con primera medida han editado la guía de arte rupestre sobre "El Arte Paleolítico del Suroeste de Europa en la Lista del Patrimonio Mundial", que se ha presentado hoy en el marco de la Feria Ar&Par 2018, que se celebra en Valladolid.

La consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, ha participado en la presentación del acuerdo de colaboración entre los yacimientos rupestres de Siega Verde-Foz Côa (Salamanca-Portugal), Altamira (Cantabria) y Lascaux (Dordogne Périgord, Francia), junto con el consejero de Educación, Cultura y Deporte de la Comunidad de Cantabria, Francisco Javier Fernández Mañanes.

La Junta de Castilla y León, como responsable del Yacimiento Siega Verde-Foz Côa, junto con la Fundación Côa Parque, se sumó el pasado julio al acuerdo en materia de patrimonio arqueológico rupestre suscrito entre el Departamento de la Dordogne Périgord y la Comunidad de Cantabria.

El objetivo del acuerdo entre estos yacimientos es una gestión responsable de estos lugares, siendo conscientes de su gran trascendencia, según ha informado la Junta de Castilla y León.

Para el gobierno castellano y leonés, esta colaboración va a facilitar la gestión integral de estos enclaves sobre los que la Junta viene trabajando de manera coordinada en los últimos meses.

También supondrá una nueva fortaleza en el modo de gestión que el Centro de Patrimonio Mundial solicita para los sitios declarados por la UNESCO y un impulso de cara a la incidencia de los bienes Patrimonio Mundial en el desarrollo de los territorios en los que se ubican.

Siega Verde constituye un modelo de gestión armonizada, desde el punto de vista técnico y científico y constituye un ejemplo de gestión participada, desde una perspectiva social y administrativa, con los agentes sociales de la zona, a través de la asociación de desarrollo ADECOCIR (Asociación para el Desarrollo de la Comarca de Ciudad Rodrigo).

Esta gestión ha sido recientemente reconocida por el Itinerario Cultural del Consejo de Europa ?Caminos de Arte Rupestre Prehistórico? con el distintivo de Patrimonio Rupestre Europeo, constatando así la calidad de sus servicios culturales y turísticos.

Uno de los primeros frutos de esta alianza ha sido la elaboración de la guía ?El Arte Paleolítico del Suroeste de Europa en la Lista del Patrimonio Mundial?, que permitirá buscar raíces comunes a través del arte: los toros de Lascaux, los bisontes de Altamira y los grabados piqueados de Foz Côa-Siega Verde.

Los participantes en este proyecto han expresado su confianza en su éxito, que hará aún más atractiva la visita a estos lugares, incrementando la afluencia de visitantes, que en el yacimiento de Siega Verde se ha multiplicado por diez desde su declaración como Patrimonio Mundial en 2010.

En la Bienal AR&PA se ha impartido también un seminario técnico sobre el arte rupestre reconocido por la UNESCO, en el que se han abordado los problemas comunes en la gestión de estos sitios, así como las nuevas posibilidades de cooperación.