Diario Vasco

Madrid, 9 nov (EFE).- El matador de toros Álvaro Lorenzo y el rejoneador Leonardo Hernández son los últimos toreros en mover ficha de cara a la próxima temporada al nombrar como nuevos apoderados a Fernando Lozano y Alberto García, respectivamente.

Estos son los cambios más importantes producidos en los últimos días, sobre todo el del joven Álvaro Lorenzo, nombre destacado de la temporada 2018 gracias, sobre todo, a la salida a hombros por la Puerta Grande de Las Ventas el pasado Domingo de Ramos.

Lorenzo, que recientemente había puesto punto y final a su anterior relación profesional con Nemesio Matías, será dirigido la próxima campaña por el matador de toros, empresario y ganadero Fernando Lozano, que regresará a España tras residir los últimos años en México para dirigir a uno de los toreros más talentosos del momento.

"Es un torero al que no se le vislumbra techo. Lo tiene todo para llegar a ser un figurón del toreo, un capote extraordinario, mucho poder con la muleta y un gran oficia a pesar de haber cumplido este 2018 su segunda temporada de alternativa", ha confesado a Efe el propio Lozano.

La andadura entre Lorenzo y Lozano comenzará ya este mismo domingo, donde el joven toledano está anunciado en el coso de Acho, de Lima (Perú).

Otro que ha optado por dar un cambio de aires en su carrera es el rejoneador Leonardo Hernández, que tras finalizar recientemente su anterior vínculo profesional con Andrés Caballero, ha llegado a un acuerdo con Alberto García, director general de la empresa Tauroemoción y apoderado, a su vez, del matador Emilio de Justo.

García, que hace pocos días había dejado de apoderar a la novillera cordobesa Rocío Romero, ha asegurado a Efe que para él es "un reto" el dirigir la carrera de uno de los jinetes "más importantes" del escalafón, torero de dinastía y poseedor de nueve Puertas Grandes de Madrid, entre otros triunfos importantes en plazas y ferias de primera categoría.

Otra ruptura sonada ha sido la producida entre el diestro Francisco José Espada y el que fuera su descubridor, el también matador de toros César Jiménez, que separan ahora sus caminos después de 10 años trabajando juntos.

También en el escalafón de novilleros se han producidos movimientos, concretamente tres rupturas y un nuevo acuerdo, éste el producido entre Curro Duran y Francisco Lorenzo, que aunarás fuerzas para poner este novillero sevillano en circulación en próximo 2019.

El portugués Diego Peseiro ya no será apoderado el año que viene por Ortega Cano, igual que el alicantino Jorge Rico ha dejado de ser dirigido por Pedro Pérez "Chicote" y Amor Rodríguez por Victorino Peña.