Diario Vasco

Lisboa, 9 nov (EFE).- Las nuevas licencias de alquiler turístico en varios barrios del corazón de Lisboa, donde el proceso de gentrificación es más acusado, quedaron suspendidas hoy por seis meses por decisión del ayuntamiento de la capital de Portugal.

La medida afecta a la almendra del centro histórico de Lisboa, a los barrios de Alfama, Mouraria, Castelo, Madragoa, Barrio Alto, Príncipe Real y Chiado, entre otros.

El objetivo, según la normativa, es frenar las consecuencias negativas del turismo en la zona y evitar que altere la vida de los vecinos de la capital.

Las áreas afectadas por la ordenanza municipal son las más demandadas por los turistas y están sujetas a un fuerte proceso de especulación que está obligando a los lisboetas a abandonar sus barrios.

Un reciente estudio divulgado en medios locales apuntaba que el 34 % de las viviendas de los barrios del centro de Lisboa se destinaban al alquiler turístico.

En medio de la polémica, el pasado 21 de octubre, el Parlamento portugués aprobó una normativa que abría la puerta a los ayuntamientos para regular sobre los nuevos registros de alquileres destinados al turismo.