Diario Vasco

Madrid 9 nov (EFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha apelado hoy ante políticos y empresarios iberoamericanos a trabajar en favor del reparto de la prosperidad en todas las sociedades para fortalecer la democracia y luchar contra los autoritarismos.

Sánchez ha hecho esta llamada en su intervención en la sesión inaugural del Foro Iberoamérica que se celebra en Madrid y en el que participan exjefes de Estado y de Gobierno como Felipe González y los expresidentes de Brasil y Chile Fernando Henrique Cardoso y Ricardo Lagos, respectivamente.

El jefe de Ejecutivo ha subrayado que la mayoría de los asistentes al acto han crecido con la certeza de que la democracia conducía de forma inequívoca a la prosperidad, pero ha reconocido que los valores de la democracia pueden estar en riesgo ante el avance de "fuerzas autoritarias", un término que ha dicho preferir al de "populistas".

Unas opciones que ha recordado que surgen tanto en Europa como en América con parecidas retóricas.

Sánchez ha recalcado que la reciente crisis económica ha tenido su repercusión en el ámbito político y en el debilitamiento del sistema democrático.

"Si la prosperidad no es una suerte de lluvia fina que llega a todas las capas de la sociedad, surge el desencanto, la frustración y la desafección", ha asegurado antes de explicar que es de ahí de donde se alimentan las retóricas excluyentes.

Por ello ha considerado esencial vincular prosperidad y democracia, ya que está convencido de que cuanto más justo sea el reparto de la prosperidad, más fuerte será la democracia y los pilares que la sustentan.

"La apuesta por la igualad y la justicia significa dar anticuerpos a la sociedad contra el virus del autoritarismo y de los discursos que acaban en fobia, como la xenofobia o la homofobia", ha precisado.

Al hilo de ello, ha resaltado la necesidad de que haya inclusión social y de que todos los países trabajen de forma conjunta para ello.

A su juicio, la alianza de países y de generaciones favorece la democracia y construye sociedades más abiertas y tolerantes desde el combate contra la desigualdad.

"La desigualdad es el desafío que tenemos por delante desde la acción pública", ha señalado el presidente del Gobierno, para quien la última crisis deja la lección de que las sociedades pueden aceptar desigualdades pasajeras.

Pero al mismo tiempo que si se consolidan en el tiempo y los sacrificios siempre caen sobre los más expuestos, se darán las condiciones para "el caldo de cultivo" del discurso autoritario.

Por todo ello, se ha mostrado convencido de que la última década ha dejado claro que "no puede haber crecimiento sin cohesión ni cohesión sin crecimiento".

Sánchez ha advertido también de que la exclusión social provoca debilidad institucional.

En ese contexto ha defendido que la Unión Europea avance en decisiones como la propuesta que él planteó en la última cumbre de la UE consistente en crear un fondo de desempleo que pueda ayudar a los ciudadanos ante futuras crisis.

Tras insistir en que la prosperidad y la inclusión social son elementos claves para favorecer la democracia, ha recalcado que el crecimiento debe llegar a todas las capas de la población.

Otro objetivo esencial de cara al futuro ha dicho que es la sostenibilidad, ya que está seguro de que "el desarrollo social y económico, o es sostenible o no será desarrollo", y por ello ha animado a conjurarse contra el cambio climático.

También ha animado a hacer posibles los objetivos de la Agenda 2030 de Naciones Unidas y continuar trabajando en todo el mundo en favor de la igualdad entre hombres y mujeres.

En ese momento ha destacado la importancia de que 116 mujeres hayan sido elegidas en los comicios celebrados esta semana en Estados Unidos.

Pedro Sánchez se ha referido al gran potencial que cree que tiene América Latina para ganar peso en el mundo y ha invitado a los países que la conforman a seguir avanzando en su integración regional para conseguir logros como los que ha habido en la UE.

Además, ha aprovechado para reiterar la trascendencia que otorga España a esta región y su compromiso con ella, un compromiso que cree que quedó patente desde el primer día y con actuaciones como el viaje que realizó a finales de agosto por cuatro países de la región.

También ha animado a los dirigentes de las empresas presentes en la apertura del foro a seguir apostando por América Latina tanto en beneficio propio como por el progreso que suponen para las sociedades en las que operan.

En esa tarea ha garantizado que el Gobierno seguirá siendo "cómplice".