Diario Vasco

Moscú, 9 nov (EFE).- El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia convocó hoy al embajador de Austria en este país, Johannes Eigner, tras las informaciones del Gobierno de Viena de que un militar austríaco supuestamente espió para Rusia durante dos décadas.

"El embajador austríaco fue convocado al Ministerio", confirmó una fuente de la Cancillería rusa a la agencia Interfax.

Moscú ha rechazado las acusaciones de Viena y ha lamentado que el país europeo no se guíe por las conductas diplomáticas tradicionales establecidas para estos casos.

"Acabo de enterarme de eso. Es una sorpresa muy desagradable", dijo el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en rueda de prensa tras reunirse con su homólogo de las Comoras, Mohamed al Amin Seif, en Moscú.

Según el ministro, las reglas diplomáticas prevén una comunicación directa entre las partes en caso de que surjan sospechas como las de ahora.

En cambio, lamentó, Austria y otros países europeos, "optan últimamente por acusarnos públicamente" mediante la "diplomacia de la megafonía" y por "exigir explicaciones sobre asuntos que no son de nuestro conocimiento".

Adelantó que la parte rusa expondrá su punto de vista al embajador austríaco que ha sido convocado este viernes al Ministerio de Exteriores.

El canciller austríaco, Sebastián Kurz, informó hoy que su Gobierno investiga si un coronel ya retirado espió para los servicios de inteligencia rusos durante veinte años.

"Existe la sospecha en Austria de que un coronel retirado del Ejército austríaco trabajó con un servicio de inteligencia ruso y lo ayudó durante muchos años", dijo Kurz a la prensa.

Agregó asimismo que la ministra de Exteriores, Karin Kneissl, ha cancelado un viaje oficial a Rusia previsto para los días 2 y 3 de diciembre.

Según la prensa austríaca, el militar bajo sospecha habría cobrado unos 300.000 euros por sus servicios.