Diario Vasco

Praga, 9 nov (EFE).- Los dos equipos más exitosos en la historia de la Copa Federación, la República Checa y Estados Unidos, medirán fuerzas este fin de semana en la final del torneo que se disputa bajo el techo del O2 Arena de Praga, y donde las checas parten como favoritas para derrotar al vigente campeón.

Checas y estadounidenses se enfrentarán por 13ª vez en esta competición en la que las americanas han dominado con un balance de 10 a 2, con una cadena ininterrumpida de ocho victorias hasta ahora, y donde las centroeuropeos no ganan desde 1985, cuando se impusieron en la final de Nagoya (Japón) por 2-1.

El combinado norteamericano, con 18 títulos, ganó la pasada edición frente a Bielorrusia y acude a Praga con las debutantes Danielle Collins, Sofia Kenin, Alison Riske y la checo norteamericana Nicole Melichar.

Esto puede facilitar las cosas a las locales, que cayeron el año pasado en Florida frente al mismo rival en semifinales, 3-2, y esperaban recibir en pista dura del O2 Arena, talismán de su brillante trayectoria, a jugadoras de más peso, como Sloane Stephens (6. ATP), Serena Williams (16.), o Masison Keys (17.).

En el caso de alcanzar la victoria, Kenin (52. ATP) sería la undécima jugadora en la historia de la competición en ganar sus versiones sénior y júnior.

Las jugadoras que prepara Kathy Rinaldi tendrán enfrente a un equipo especialmente motivado y dispuesto a confirmar una década de dominio, y además en una pista donde se adjudicaron tres de las cinco finales en los últimos años: 2012 frente a Serbia, 2014 frente a Alemania y 2015 frente a Rusia.

El cuarteto checo capitaneado por Petr Pala está formado por Petra Kvitova (7. ATP), Katerina Siniakova (31.), Barbora Strykova (33.) y Barbora Krejcikova, número uno del mundo de dobles.

Será esta la última cita con el equipo nacional de Strycova, que ha anunciado la retirada a sus 32 años y jugará en principio los partidos individuales ante las 10.700 personas del O2 Arena, que vibrarán con su equipo en la lucha por el sexto título desde 2011.

Una cita de sabor agridulce para Kvitova, a la que un problema de salud ha impedido que parta como líder del equipo en esta final.

"Me siente algo mejor y lo vamos a decidir mañana", dijo Kvitova en la rueda de prensa tras el sorteo, después de aducir el pasado jueves que tenía fiebre.

"No fue una decisión fácil y la tomamos con el doctor. Estaré apoyando desde el banquillo", añadió la mejor jugadora checa del circuito femenino.

Kvitova ha sido líder de las centroeuropeas en el torneo, y no ha faltado en ninguna de las cinco finales donde se impusieron en estos últimos años (2011, 2012, 2014, 2015 y 2016).

En caso de no jugar, Kvitova no podrá completar un año de ensueño con el máximo número de cruces ganados en la temporada de la Copa Federación.

Al menos, de ganar su equipo, se convertirá en una de las tres jugadores del mundo con más títulos en la competición, después de las Chris Evert (8 títulos) y Billie Jean King (7), y empatada con la también estadounidense Rosie Casals (6), por encima de las españolas Conchita Martínez y Arantxa Sánchez Vicario (5).

"A pesar de los cambios, tengo confianza en el equipo", ha dicho Pala, que vio como se caía del equipo Karolina Pliskova, tras una lesión durante la Copa de Maestras de Singapur, y Kvitova, que está en duda para la final.

"Tenemos un buen registro y siempre vamos con confianza a las finales", apostilló el capitán.