Diario Vasco

Buenos Aires, 9 nov (EFE).- Los presidentes de Boca Juniors y River Plate, Daniel Angelici y Rodolfo D'Onofrio, respectivamente, y el titular de la Conmebol, Alejandro Domínguez, pidieron a los hinchas de ambos equipos que vivan el primer Superclásico de la final de la Copa Libertadores 2018 de manera pacífica.

En la rueda de prensa conjunta previa al partido de ida de este sábado en la Bombonera de Boca, en el que no habrá público visitante, Angelici pidió "disfrutarlo en paz y en familia", mientras D'Onofrio insistió en que hay que demostrar que "en Argentina no hay grietas, que el fútbol puede ser un puente de acercamiento entre clubes".

"Cuando escucho por ahí que es la vida o la muerte, tantas tonterías... El que gane lo va a festejar y el que pierda lo va a sufrir, pero no nos cambia la vida", recalcó el máximo dirigente del River Plate.

Asimismo, D'Onofrio se dirigió a "aquellos más radicalizados" de ambos clubes y les reclamó "que se contengan".

Su homólogo en el Boca Juniors destacó que hay que disfrutar el encuentro y vivirlo con intensidad.

"Mañana, cuando empiece el partido, serán los jugadores, el cuerpo técnico y, como siempre, una pequeña ventaja que tenemos, que es que jugamos con un jugador más: todo el hincha de Boca, que tanto alienta", señaló.

Al respecto, el dirigente del River reconoció que en su equipo se sentirán "más solos que nunca", algo "normal y natural" al ser visitantes.

"Pero con el resguardo y la protección que nos dará Boca Juniors. Nunca existió un problema, solo es para que exista una seguridad mayor. No tendremos a ese otro jugador, pero lo vamos a tener cuando salimos. Y después vamos a tener más de un jugador en el Monumental, no les quepa la menor duda", aseveró.

Por su parte, el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Alejandro Domínguez, destacó la final como "histórica" y también pidió paz.

"No es más que un juego. Hay que transmitir buenos valores. El fútbol siempre dará revancha", recalcó.