Diario Vasco

Madrid, 9 nov (EFE).- Mauricio Pellegrino, entrenador del Leganés, se refirió al encuentro que deberá medir a su equipo contra el Girona y también a la situación en la que se encuentran ahora mismo los suyos.

"Es un partido importante. Pero pase lo que pase, lo que necesitamos es que el equipo tenga una racha de rendimientos para poder obtener el resultado. No es que si ganamos, consigamos todo y si perdemos, lo perdamos todo. Lo importante es que, para mí, estamos a tiempo de todo", señaló.

"Estamos cerca de nuestros objetivos, nos falta un golpe de horno. Que esa confianza que necesitamos la logremos para dar ese pasito más. El Girona es fuerte en casa, tiene buenos conceptos. A pesar de haber cambiado el entrenador ha sostenido esa inercia. Queremos competir y plantarles problemas", agregó en rueda de prensa.

Ganar al Girona supondría hacerlo por primera vez ante dicho rival y acabar con una mala racha a domicilio: "Cada partido, para nosotros es una buena ocasión. El equipo está en un buen momento, está mejor. Hemos mejorado el corazón del equipo, hemos elevado el nivel. Eso lo tenemos que traducir en el campo, sobre todo en esa diferencia de rendimiento entre lo de casa y lo de fuera".

"Ojalá que podamos irnos con esa sensación de Girona. Ante el Levante se compitió bien, pero nos costaron caro los errores. Esperamos que mañana estemos más acertados. Para nosotros es difícil, pero para ellos también", añadió.

El argentino habló de cómo gestionar que el equipo se vea abajo en la tabla: "Es una realidad. Debemos aceptarla. Luego hay que centrarnos en el rendimiento diario, en las pequeñas cosas. Los resultados queremos que cambien. ¿En qué hechos concretos? Hay que estar centrados para que esa situación la mejoremos".

"Es simplemente concentración. Por suerte estamos ahora empezando el segundo cuarto de Liga. Nuestro desafío es tratar de hacer fuera lo que hemos hecho en casa. Insistiremos en ello", explicó ante los medios.

Pellegrino no quiso echar la culpa al calendario del momento actual: "No es que estemos en esta posición por el calendario, es por nuestra responsabilidad que no hemos sabido responder a los partidos de máxima dificultad. Lo que pasa es que a veces con rivales de tanta entidad y cuando te estás adaptando a tantas cosas, en mínimos errores nos han castigado muchísimo".

Asimismo desea ver una evolución: "Me ocupa que el equipo siga con su evolución en los parámetros que podemos dar. Para mi podemos dar un salto mejorando a nivel individual y que eso se pueda ver en el equipo en general. Vienen partidos muy importantes para nosotros pero todo dependerá de cómo estemos nosotros".

"Tengo el deseo de tener una cantidad de puntos a final de año pero la realidad casi siempre supera a la imaginación y vamos a pensar partido a partido porque creemos que en todos los partidos siempre tenemos posibilidades. Nadie hubiera pensado que le fuéramos a sacar puntos al Barcelona, al Atlético o al Valencia. El tema está sobre todo a la hora de competir fuera, es ahí dónde tenemos el debe", completó.

En cuanto a nombres concretos descartó que Cuéllar tenga problemas físicos, deseó poder alinear a José Manuel Arnáiz en un amistoso ante el Alcorcón la próxima semana, afirmó que Alexander Szymanowski mejora y analizó el caso de Unai Bustinza.

"Unai está trabajando en el campo. Ha tenido sus altibajos en un tobillo que en el pasado ya le había dado problemas. Es una lesión más noble, que con una infiltración te permite jugar partidos. Ha jugado muchísimos partidos con ese problema que arrastra desde hace tiempo. Veremos cómo evoluciona", indicó.

También trató el momento de Youssef En-Nesyri y Guido Carrillo: "Ellos dos son jugadores que pueden ser complementarios pero tienen diferentes características. Youssef tiene más capacidad para sacar al equipo cuando está metido atrás y Guido más poderío y más presencia en el área".

"Hemos traído dos jugadores que creo que según el tipo de partido nos pueden dar rendimiento y los estamos usando dependiendo de las posibilidades que tenemos, de cómo nos imaginamos el encuentro. Son dos jugadores que están yendo de menos a más y esa es una buena noticia", apuntó.

Preguntado por los horarios, con dos partidos en casa a disputar un viernes, manifestó: "Tenemos poco que ver en el tema horarios. En invierno prefiero jugar al mediodía, a la una de la tarde. Pero una cosa es la preferencia personal y otra las obligaciones con LaLiga. Es un tema que tendrían que hablar entre todos los clubes. No siempre podemos estar contentos con los horarios que nos tocan".

"Me preocupa más que tenemos el martes partido de Copa y jugamos sábado, martes y viernes. Esa es más dificultad que el horario, por la recuperación y porque la Copa es una competición en la que me gustaría avanzar tratando de usar el mejor equipo posible. Eso es mucho más importante que el horario, pero más no podemos hacer", destacó.

Por otro lado analizó la final de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate: "Que sea una fiesta del fútbol. Que dos equipos argentinos hayan llegado a la final de la Libertadores es algo muy bueno para nuestro fútbol. Ojalá podamos vivirlo como la fiesta que es".

"Como un espectáculo. Que podamos dejar bien plantado el prestigio. Es una ocasión para demostrar que somos capaces de hacer las cosas bien, no sólo jugando, sino también organizativamente", expresó.