Diario Vasco

Barcelona, 9 nov (EFE).- El Parlament ha rechazado hoy instar al Govern a garantizar la neutralidad del espacio público con la retirada de símbolos partidistas, así como que el ejecutivo catalán informe en la cámara catalana sobre las acciones atribuidas a los Comités de Defensa de la República (CDR).

Ciudadanos ha presentado hoy en el pleno del Parlament una moción sobre la "garantía" del ejercicio de los derechos fundamentales en el espacio público, que ha sido rechazada en su totalidad con los votos de Junts per Catalunya, ERC, Catalunya en Comú-Podem y la CUP, mientras que el PPC la ha apoyado y el PSC ha votado a favor de algunos de los puntos de esta iniciativa.

La formación encabezada por Inés Arrimadas proponía en su moción promover un uso del espacio público que haga "compatible el derecho a la libertad de expresión, reunión y manifestación con la preservación de su necesario pluralismo" y protegiéndolo de un "uso continuado por parte de entidades".

Sin embargo, el Parlament ha vetado pedir al Govern que dé instrucciones para "garantizar" la neutralidad del espacio público con la retirada "inmediata y urgente" de todos los símbolos partidistas o vinculados a "opciones políticas no compartidas por todos los ciudadanos" como pancartas, lazos o esteledas, colocados con "vocación de permanencia indefinida".

La cámara catalana ha rechazado también reclamar al ejecutivo catalán garantizar la neutralidad en las instituciones o la de los funcionarios públicos para que "no sufran injerencias políticas".

Tampoco ha prosperado la propuesta de Ciudadanos para impedir la "ocupación ilegal" o la "libre acampada" en la plaza Sant Jaume, donde están ubicados el Palau de la Generalitat y el Ayuntamiento.

Por otro lado, se ha rechazado también instar al ejecutivo catalán a informar en la cámara catalana sobre las acciones de los CDR en los que se hayan producido "incidentes violentos, agresiones, alteraciones del orden público" desde el 1 de enero de 2017 hasta la actualidad.

Para defender la moción, el diputado de Ciudadanos Matías Alonso ha argumentado que garantizar la neutralidad es una "obligación" del Govern y de los diputados del Parlament, y ha calificado de "inadmisible" el uso que hace el "separatismo" de las instituciones y del espacio público.

La diputada de JxC Anna Geli ha considerado que bajo la palabra neutralidad la formación naranja "esconde la voluntad de restringir" derechos fundamentales como la libertad de expresión, de reunión y de manifestación.

Desde ERC, la diputada Jenn Díaz ha defendido que el espacio público no puede ser neutral porque debe ser "libre", y ha acusado a Ciudadanos de querer hacer "desaparecer la diversidad" en Cataluña.

El diputado del PSC Ferran Pedret, partido que ha apoyado la neutralidad en las instituciones pero no en el espacio público, ha esgrimido que éste no puede ser "neutral o aséptico" sino plural, puesto que es la "expresión" de conflictos políticos y sociales.

Desde los comunes, Joan Josep Nuet ha opinado que la moción de Cs es "contraria" a la Declaración Universal de Derechos Humanos, a la carta de la UE, a la Constitución, al Estatut y al "sentido común de una democracia": "Solo cabe en un Estado de excepción", ha dicho.

Para la diputada de la CUP Natalia Sáchez, "neutralizar el espacio público es propio de regímenes totalitarios", mientras el líder del PPC, Xavier García Albiol ve por el contrario "anómalo" que no haya neutralidad.