Diario Vasco

A Coruña, 9 nov (EFE).- El entrenador del Deportivo, Natxo González, ha asegurado en la víspera del partido de este sábado con el Oviedo que los equipos de Juan Antonio Albacete Anquela "son muy fuertes en el cuerpo a cuerpo".

González ha atendido a los periodistas tras dos semanas sin comparecencias públicas por haber sido castigado con dos partidos de sanción por su expulsión en Córdoba.

"No voy a hablar de si ha sido justo o no (el castigo). Me he reformado, he hecho una promesa y no voy a enfadarme más", comentó el preparador vasco, quien consideró que "no es lógico" que el Deportivo esté sufriendo tantas expulsiones.

"Últimamente está pasando con los técnicos. Es extraño porque somos buena gente y es llamativo. Pero tenemos que tratar de evitar en la medida de lo posible controlar nuestro estado de activación. Es difícil por momentos, pero hay que poner aun un poco más de nuestra parte", apuntó.

Cuestionado sobre el criterio del Comité de Competición a la hora de imponer al deportivista Borja Valle cuatro partidos de sanción por insultar al árbitro y solo uno al centrocampista del Málaga N'Diaye por amenazar a un rival, dijo que "hay cosas que sorprenden".

"No quiero desgastarme. Son decisiones que se toman y ya está. No voy a mirar a otros equipos. Es sorprendente cuando salen las sanciones, pero ya está. No merece la pena darle importancia", aseguró.

El técnico blanquiazul volverá a sentarse en el banquillo ante el Oviedo en un partido en el que no le acompañarán Bernardo Tapia, segundo entrenador del Deportivo, e Yvan Castillo, preparador de porteros, que están sancionados, y en el que espera medirse a un rival intenso.

"Una de las virtudes del Oviedo es la intensidad, la agresividad. Los equipos de Anquela que todos conocemos son equipos muy fuertes en el cuerpo a cuerpo con presión tras pérdida. Es la incomodidad de este rival", explicó.

Al ser preguntado si el conjunto asturiano juega al límite precisó que para eso "habrá un árbitro que tendrá que poner" el listón.

En cualquier caso, pronosticó "un partido incómodo, puede que trabado", en el que sus jugadores deben "tener mucha paciencia y gestionar bien cada momento, futbolística y emocionalmente".

Respecto a la posición de los ovetenses en la clasificación auguró que estará más arriba" y dijo que el hecho de que no esté ahora en puestos de promoción de ascenso "no quiere decir que no tenga potencial ni posibilidades" de llegar a ellos.

Con el equipo ovetense llegarán a Riazor cientos de aficionados para un partido que tendrá connotaciones de derbi.

"Poco cambia con respecto a otros partidos en casa. Quizá lo más llamativo es que el Oviedo traerá un número importante de aficionados, cosa que no había pasado. Eso hará que sea un partido más bonito, entre dos buenos equipos. Para el rival, tener 2.000 o 3.000 personas siempre es una motivación añadida", declaró.

El Deportivo aún no ha podido acabar una jornada en posiciones de ascenso directo, algo que al entrenador no le preocupa a estas alturas de la temporada.

"No hay prisa por estar entre los dos primeros. Es bueno estar donde estamos. Mientras la diferencia de puntos no sea grande puedes saltar de posición de un momento a otro. El objetivo es seguir el camino a nivel de progresión, que se transforme en resultados, pero la clasificación no nos importa ahora mismo", sostuvo.

Del argentino Fede Cartabia, que dispone del alta médica desde la semana pasada, recordó que "ha estado de baja cincuenta y tantos días" desde que empezó la pretemporada y añadió que así "es difícil tener regularidad".

También precisó que "es un chico que rápidamente le da la vuelta" a la situación después de una lesión "para, al día siguiente, ponerse en marcha".

Por último, sobre la convocatoria del delantero Carlos Fernández con la selección sub'21, que le impedirá jugar ante el Almería la próxima semana, señaló que por un lado es "positivo" que cuenten con él, pero "a nivel egoísta es una puñeta" porque será baja en su equipo.

"Venimos reclamando que por qué no se para la Segunda División también cuando hay convocatoria de selecciones, pero no podemos hacer más que aceptarlo y buscar soluciones", sentenció.