Diario Vasco

Barcelona, 9 nov (EFE).- El sindicato policial Jusapol ha llamado hoy a la calma ante las "amenazas" recibidas a raíz de la convocatoria mañana de una manifestación en Barcelona, tras los incidentes con un grupo de independentistas ocurridos al finalizar otra marcha el pasado 29 de septiembre.

En un comunicado, Jusapol ha insistido en que la manifestación que celebrarán mañana al mediodía en Barcelona pretende reivindicar la equiparación salarial real y sus derechos laborales, lo que creen que no pudieron acabar de hacer el pasado 29 de septiembre, cuando un grupo de independentistas les increparon, después de que rindieran homenaje a los agentes que cargaron el 1-O.

Según este sindicato, las más de 70 manifestaciones que han llevado a cabo en toda España hasta ahora se han celebrado de forma pacífica, y están convencidos de que así será también mañana sábado en Barcelona, cuando también hay convocada una contraprotesta por parte de la CUP.

"Nuestro objetivo es conseguir la equiparación salarial real y nuestros derechos, y realizaremos todas las movilizaciones y reivindicaciones que sean necesarias", asegura Jusapol.

Precisamente, la conselleria de Interior ha modificado el itinerario que habían solicitado Jusapol y la CUP para manifestarse por motivos contrapuestos el próximo sábado día 10 en Barcelona, y evitar así que coincidan en una misma zona tras los incidentes del pasado 29 de septiembre.

La dirección general de Administración de la Seguridad de la conselleria de Interior ha acordado que ninguna de las dos manifestaciones, la de Jusapol y la de la CUP, se pueda celebrar en la plaza de Catalunya, como habían solicitado inicialmente ambas organizaciones, para evitar que coincidan y se repitan los enfrentamientos.

De esta forma, la marcha de Jusapol se ha autorizado para que se inicie en Via Laietana y finalice en Arc de Triomf, mientras que la de la CUP empezará con cuatro columnas que partirán desde cuatro barrios de Barcelona para finalizar en la plaza Universitat.

Uno de los participantes en la manifestación de Jusapol de septiembre, que se convocó para reivindicar la equiparación salarial y finalizó con un homenaje a los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil que intervinieron para evitar el referéndum, resultó herido al ser agredido por un grupo de independentistas al finalizar la marcha.

La agresión ocurrió cuando un grupo de personas, que llevaban símbolos independentistas, se acercó a varios manifestantes que se encontraban en la plaza de Catalunya de Barcelona, a los que increparon y golpearon con una bandera, tras acabar la marcha de Jusapol.