Diario Vasco

Madrid, 9 nov (EFECOM).- La Bolsa española ha cerrado su segunda semana consecutiva al alza, y su principal indicador, el IBEX 35, ha recuperado un 1,58 % aunque ha perdido fuelle en las ultimas dos sesiones lastrado por los bancos, que tendrán que pagar desde el lunes el impuesto de las hipotecas y no podrán deducírselo.

El IBEX ha finalizado la semana en 9.134,80 puntos y ha reducido las pérdidas anuales al 9,05 %, pese a que la semana ha sido pródiga en malas noticias; en cuanto al resto de bolsas europeas, sólo Milán acumula pérdidas, del 0,68 %, en tanto que Fráncfort y París se han revalorizado un 0,09 % y Londres, un 0,16 %.

Desde que el pasado 18 de octubre el Tribunal Supremo atribuyó a la banca el pago del impuesto de actos jurídicos documentados (AJD) de las hipotecas, los bancos han centrado toda la atención de los inversores, ya que al cierre de aquella sesión perdieron cerca de 5.000 millones de capitalización bursátil.

Dos semanas después, este martes, el mismo tribunal rectificaba e imponía el pago de la tasa a los clientes, lo que a su vez llevaba a al Gobierno a aprobar de urgencia un decreto ley que establece que es el prestamista el que debe pagar el gravamen, que además no será deducible.

A la incertidumbre abierta por los tribunales se sumaba el varapalo de la Comisión Europea (CE), que ayer rebajó su previsión de crecimiento para España hasta el 2,6 % en 2018 y el 2,2 % en 2019, y elevó su proyección de déficit público para ambos ejercicios, hasta el 2,7 % y 2,1 % del producto interior bruto (PIB), respectivamente.

En ambos casos, las previsiones son peores que las últimas emitidas por el Ejecutivo comunitario para estos indicadores, en las que calculaba que el crecimiento sería mayor, del 2,8 % este año y del 2,4 % el próximo, y que el déficit sería menor, del 2,6 % y 1,9 % del PIB, respectivamente.

En el plano internacional, el conflicto comercial entre China y Estados Unidos pasaba a un segundo plano después de que este último aprobara una nueva tanda de sanciones contra Irán, como consecuencia de la retirada de Washington del acuerdo nuclear de 2015, que entró el lunes en vigor y que penalizará la venta de petróleo iraní, y las transacciones financieras con su Banco Central y el sector portuario del país.

Todo ello no ha impedido al IBEX cerrar su segunda semana consecutiva con ganancias, una vez zanjada, de momento, la controversia sobre el impuesto hipotecario con el decreto aprobado por el Gobierno que entra en vigor mañana, una vez publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Una vez confirmado que la Reserva Federal (Fed) ha mantenido los tipos de interés, que no volverá a subir hasta diciembre, y asimilado el resultado de las elecciones de medio mandato de Estados Unidos, que dejan en mano de los demócratas la Cámara de Representantes, el mercado parece haber iniciado ya su tradicional rally de fin de año.

Dentro del IBEX ha destacado el varapalo de los inversores a Meliá, que ha perdido un 10,64 % en la semana tras la presentación de sus cuentas hasta septiembre; Siemens Gamesa, por su parte, se ha revalorizado un 23,41 % en las cinco sesiones también después de publicas sus beneficios.

Entre los grandes valores, Telefónica ha cedido un 1,56 % en la semana, mientras que Repsol ha sumado un 1,60 %, Iberdrola, un 4,42 %, e Inditex, un 4,88 %.